El Castillo de Cagliostro, clásicos del anime

Hayao Miyazaki ya era un gran director de la animación japonesa mucho antes de la llegada a occidente de algunas de sus obras más reconocidas, como El viaje de Chihiro o La princesa Mononoke.

En 1979 se estrenaba El Castillo de Cagliostro, la segunda película animada inspirada en el personaje de Lupin III, un descendiente del famoso ladrón de guante blanco Arsenio Lupin creado por el novelista Maurice Leblanc.

El Castillo de Cagliostro 1(1)

Lupin III es perseguido de manera incansable por el inspector Zenigata y durante sus aventuras utiliza excelentes habilidades para disfrazarse a la vez que podemos ver un gran despliegue de tecnología, aunque hay que admitir que para 1979 los avances tecnológicos hoy parecen bastante sencillos teniendo en cuenta como evolucionó realmente el mundo de la informática y los vehículos.

Además de Lupin y Zenigata, otros personajes que suelen aparecer en el manga y las series televisivas de Lupin III incluyen al samurai Goemon y a la hermosa Fujiko que es el personaje con el que siempre hay conflictos amorosos y laborales en el mundo de los ladrones.

En El Castillo de Cagliostro, dirigida por Hayao Miyazaki, Lupin III debe enfrentarse al misterio de unos legendarios billetes falsos que podrían haber sido creados en el ficticio ducado de Cagliostro, un país que funciona como una fusión de diferentes aspectos de los países del centro de Europa.

El Castillo de Cagliostro 2(1)

La aventura llevará a Lupin III a enfrentarse a las misteriosas figuras que dominan el ducado, donde todo lo que parece ser paz y estabilidad esconde temor y fuerzas oscuras que luchan por el poder en una región muy rica del continente europeo.

La cinta es un clásico de la animación japonesa y es una de las películas de Hayao Miyazaki donde más demuestra su habilidad para crear suspenso y acción pero sin caer en los recursos de la violencia extrema. El castillo de Cagliostro está además entre las historias más queridas del personaje Lupin III.

Ir arriba