El arte de los títulos de crédito

Normalmente en cine no es un recurso que se suela explotar, ya que es mucho más habitual en las series (imprescindibles y destacables los de Dexter y True Blood), pero lo que si es verdad es que unos buenos títulos de crédito son una tarjeta de presentación que puede enganchar el espectador a la película con mucha fuerza, aunque esta no acabe cumpliendo las expectativas.

De hecho, hay títulos de crédito que son auténticos videoclips y sirven como recurso narrativo para presentar un personaje o un contexto. En cine lo primero que viene a la cabeza, seguramente, en una escuela de títulos de crédito son las películas de James Bond. Aunque tengan bastantes características en común y hasta lleguen a ser cansinos, a veces sí que sale una canción o una intro brutal, como últimamente fue el caso de Casino Royale con la canción ‘You know my name’, que al igual que la película rompió con todo lo que había sido Bond hasta el momento. De todas formas, tiraremos de convencionalismo y el que he ha gustado rememorar (perdón, Shirley Bassey) es mi intro de 007 preferida:

Toda esta parafernalia me ha venido a la cabeza precisamente con Zombieland y su brutal introducción con los títulos de crédito slow motion by Metallica. Me recordó muchísimo a lo que nos regaló Zack Snyder en Watchmen, que casi sin querer convirtió los títulos de crédito el mejor trozo de la película. Snyder consiguió una síntesis narrativa y una expresividad impresionantes en este videoclip con canción de Bob Dylan. Ahí van los videos.

Otras películas de zombies ya usaban éste recurso para resumir de alguna forma el apocalipsis caníbal, pero ninguna con tanta brillantez y elocuencia en la película de Ruben Fleischer. El impacto que me causó fue bastante parecido al que recuerdo cuando vi el remake de las Colinas tienen Ojos, que también abre el metraje con una contundencia formidable en forma de miniprólogo y títulos de crédito.

Ya para matar el tema que me ha venido a la cabeza tan a votepronto, no puedo dejar de recordar los títulos de crédito que abren Spiderman. Recuerdo que salieron algunos meses antes que ningún trailer y fueron la razón de que reservara las entradas del medio del cine (literalmente) para ir a verla el día del estreno. Con música del maestro Danny Elfman, cómo no.

Ir arriba