La verdad es que la casa en cuestión es de esas que te dejan con la boca abierta: enorme, lujosa, impresionante… Claro, que así las cosas no es de extrañar que el precio por el que se acaba de vender haya sido de unos 40 millones de euros.

La mansión está en Bel-Air (Los Ángeles) y tiene una superficie de 4.320 metros cuadrados en los que se distribuyen 14 baños y 10 habitaciones (sí, ¡más baños que habitaciones!)

Y el precio, aunque alto, está bastante rebajado, ya que al principio se pedía por ella la cantidad de nada más y nada menos que 85 millones de dólares (o sea, 69 millones de euros).

Siete fuentes, aparcamiento para 20 coches, sala de música, un salón de baile para 200 personas… son algunos de los lujos de los que va a poder disfrutar el dueño de esta mansión.

¿Qué te parece? Detrás del salto te dejo unas cuantas imágenes.

También te puede interesar:   El 75% de los españoles son más productivos cuando trabajan desde casa