Demonios del Caos, Tácticas (parte III)

Con este post acabamos la sección de «Tácticas con los Demonios del Caos». ¡Espero que os haya sido útil! Vamos a ver esta vez sí, algunos consejos de cosas que no se deberían hacer con Demonios del Caos y que se suelen hacer bastante a menudo. En primer lugar y recapitulando algunos consejos de post anteriores tenemos que tener en cuenta que el principal arma de un Demonio del Caos es el miedo que causa en nuestro rival, incluso más que su propia potencia ofensiva en sí.

En base a eso y con la ventaja añadida de que los grandes Demonios pueden volar tenemos que tener en cuenta el inmenso abanico de posibilidades que se nos abre a la hora de jugar con estas fantásticas miniaturas.

demonio del caos

Carga a cosas más pequeñas que tú

En efecto, lo dije en el post anterior sobre tácticas demoníacas, que por más que lo parezca un gran Demonio del Caos es poderoso pero tampoco es uno de los monstruos más poderosos de Warhammer ni por asomo, por lo tanto trata de enfrentarlo contra enemigos que no sean del mismo tamaño que el ya que recordemos que éste es un mosntruo que va sin armadura, y si le pones a pelar contra un Stegadón, un Hombre Árbol o una Hidra de Guerra es probable que salga bastante malherido y no te compensa.

No cargues contra…

-Enemigos de similar o mayor tamaño, tu demonio es caro pero que muy caro, no te rentará arriesgarlo con monstruos de igual tamaño

-Personajes enemigos poderosos como comandantes. Esta regla se aplica a una gran parte de los monstruos. Donde más partido se les saca es contra unidades grande en su retaguardia o en un flanco.

-Siempre realiza contracargas de apoyo, o cargas por el flanco o retaguardia (para algo puedes volar) contra regimientos grandes, nunca carges a un regimiento grande con el Demonio solo por el frontal.

 

 

Ir arriba