El verano es una de las épocas del año preferidas por la mayoría de las personas, pero las altas temperaturas que se registran en estos días también nos afectan negativamente. Una de las partes del cuerpo que más sufren es nuestro cabello. Su aspecto se ve alterado debido a la deshidratación causada por los efectos de los rayos solares, más concretamente por los ultra violeta. Estos penetran en las cutículas debilitando las unidades foliculares.

Medical Hair España, clínica especializada en salud capilar, recomienda mantener la hidratación capilar necesaria, que varía entre el 15 y 17%, para evitar los daños que causa la falta de agua en la capa hidrolipídica. Como resultado, se cuartea la melena y el pelo queda áspero y seco.

Consejos para recuperar su vitalidad

A la hora de recuperar la salud de nuestro pelo tras la época estival, hay una serie de interesantes consejos que podemos llevar a cabo y que nos ayudarán a conseguir recuperar la cantidad de agua perdida para devolver al cabello su elasticidad y humedad natural.

  • Usar champús sin parabenos ni sulfatos.
  • Reducir el uso de elementos de calor para evitar resecar el pelo. La aplicación de calor de forma directa y continuada a altas temperaturas resta calidad al pelo dañando la raíz.
  • Lavar el cabello con agua templada.
  • Cortarse el pelo para sanear las puntas de forma que permita el crecimiento del cabello.
  • Una buena alimentación es fundamental para conseguir un pelo fuerte y sano. Las proteínas de alto valor biológico potencian, a medio y largo plazo, el crecimiento de un cabello sano y fuerte. Por su parte, las verduras, el aguacate, los frutos rojos o los cítricos tienen ácido fólico que refuerza las raíces del pelo, potenciando su crecimiento.
  • Aplicar aceite solar una vez a la semana, dejándolo actuar toda la noche nos ayudará a fortalecer el pelo.
También te puede interesar:   Los perfumes aumentan sus ventas un 40% por el Día de la Madre

Hay que tener en cuenta que los cabellos rizados, que suelen tener más grosor, se deshidratan en un periodo de tiempo más amplio que un pelo liso, que es más fino y se ve alterado de forma rápida.