Cómo preparar la habitación para un recién nacido

De todas las tareas que planifican los padres primerizos después de confirmarse el embarazo, una que hace especial ilusión es preparar la habitación para el recién nacido.

Es probable que el bebé no vaya a estar en su dormitorio los primeros meses, ya que lo más frecuente es que los padres lo metan en su habitación al principio. Pero, aún así, conviene tener preparado ese espacio de la casa, donde el bebé no solo dormirá algún día, sino que será donde tenga guardada su ropita y sus accesorios para cambiarlo, arreglarlo o incluso darle el pecho o el biberón.

Te damos aquí algunas pautas para saber cómo preparar la habitación del recién nacido sin quebraderos de cabeza.

Cuándo preparar la habitación del bebé

Aunque la habitación va a ser un espacio esencial para el cuidado y la crianza de tu bebé, no es necesario que te pongas a prepararla desde el inicio del embarazo.

Es mejor que esperes a la mitad o al final del segundo trimestre – alrededor de la semana 20 de la gestación-, sobre todo si te interesa saber el sexo del bebé para elegir la decoración, aunque no es un detalle al que se le dé importancia hoy en día en ese sentido.

Empieza por elegir el lugar idóneo de la casa

Obviamente, elegir el cuarto donde irá ubicada la habitación del bebé dependerá de las características de tu casa en particular. Pero, siempre que sea posible, ten en cuenta estos requisitos:

  • Que esté cerca de tu habitación, para poder escucharle mejor y atenderle a tiempo cuando te necesite.
  • Que sea un lugar luminoso y bien ventilado.
  • Que tenga suficiente amplitud como para colocar todo el mobiliario y que aún quede espacio para moverte con facilidad y sin obstáculos.

No obstante, si no dispones de mucho espacio, no te preocupes. Actualmente, existen en el mercado soluciones muy prácticas para habitaciones de bebé de tamaño reducido.

Mobiliario del bebé: la cuna como pieza clave

Los recién nacidos pueden dormir entre 10 y 20 horas al día. Por tanto, la cuna será el espacio donde más tiempo pase el bebé hasta que empiece a gatear, alrededor de los ocho meses.

Es lógico, entonces, que el primer mueble que te ocupes de buscar cuando prepares la habitación del bebé sea la cuna y, una vez seleccionada la que más te convenga y te guste, te pongas a mirar el resto de mobiliario, a juego con esta pieza clave.

Como muebles básicos, aparte de la cuna, deberías tener un armario, una cómoda y un silloncito o hamaca confortable para dar el pecho o el biberón a tu bebé.

¿Qué cuna escoger?

Para responder a esta pregunta, primero tendrías que decidir dos cosas:

  • Si vas a meter al bebé en tu habitación los primeros meses.
  • Si vas a practicar colecho.

En caso de que te hayas decidido por que tu recién nacido duerma inicialmente junto a ti para atenderle y darle el pecho con mayor comodidad, tu mejor opción son las cunas colecho.

Cómo preparar la habitación para un recién nacido 3

Este tipo de cunas permiten practicar el colecho de forma segura, tan solo extrayendo uno de los laterales para fijarla a tu cama.

Ni importa la altura que tenga la cama de matrimonio, puesto que el somier de las cunas colecho suele ser regulable a varias alturas.

Además, existen en el mercado modelos de cunas colecho que se convierten en cama infantil cuando el bebé alcanza la edad adecuada para usarla, como los que ofrece Cool Dreams, marca española especializada en este tipo de cunas.

Cómo preparar la habitación para un recién nacido 4

La gran ventaja de que la cuna colecho sea convertible en cama es que su vida útil se alarga hasta los 4 ó 5 años de tu hijo o hija.

Accesorios que te facilitarán la vida con tu bebé

Además del mobiliario, a la hora de preparar la habitación para el recién nacido, te conviene contar con una serie de accesorios que te vendrán muy bien para el cuidado de tu bebé:

  • Reductor de cuna: las primeras semanas de vida, los bebés tienden a buscar el recogimiento que tenían cuando estaban en el vientre de la madre. Un cojín reductor de cuna hará que el recién nacido se sienta más seguro y arropado. Asimismo, hay modelos de cojín reductor que son desmontables y te pueden servir también de cambiador y de cojín de lactancia.
Cómo preparar la habitación para un recién nacido 5
  • Cambiador de bebé: hay cómodas que lo llevan incorporado, pero si no, puedes comprar uno sencillo, ligero y plastificado, para limpiarlo fácilmente. Si no dispones de una superficie alta donde colocar el cambiador, tienes la opción de los cambiadores de madera que se acoplan a los laterales de la cuna de forma transversal. Lo importante es que no tengas que doblar mucho la espalda a la hora de cambiar a tu bebé.
Cómo preparar la habitación para un recién nacido 6
  • Colchón de cuna: el abanico de opciones es muy amplio, pero si te lo puedes permitir, un colchón de cuna sanitario, que sea transpirable y cuente con tecnologías avanzadas – como el tejido 3D o sistema NEST- reducirá el riesgo de asfixia, plagiocefalia (síndrome de cabeza plana) y muerte súbita en tu bebé.

Textiles adecuados para la piel del lactante

No tendrás preparada la habitación del recién nacido completamente hasta que no vistas la cuna con textiles adecuados para el bebé.

Procura que sean textiles de calidad, 100% algodón y libres de tóxicos, ya que la piel de los niños es delicada y cada vez se diagnostican más casos de alergias y pieles atópicas. Un sello que te garantizará que se trata de un textil adecuado para el bebé es OEKO-TEX.

Los textiles que vas a necesitar para la cuna son básicamente cuatro:

  • Protector de colchón: ha de ser impermeable para que no calen los posibles escapes, pero a la vez transpirable.
  • Sábana bajera: irá encima del protector de colchón.
  • Sábana encimera: suelen venderla a juego con la bajera.
  • Edredón de cuna para el otoño-invierno.
Cómo preparar la habitación para un recién nacido 7

Por último, es recomendable que sumes a estos textiles básicos para la cuna un protector o chichonera.

Consiste en una pieza acolchada o en una malla (como opción más transpirable), con la que puedes cubrir los barrotes de la cuna para que tu bebé no se dañe ni corra el riesgo de quedarse atrapado entre los mismos si asoma una pierna o incluso la cabeza.

Cómo preparar la habitación para un recién nacido 8

Con todos estos elementos, ya tendrías lo necesario para preparar la habitación del recién nacido. A partir de ahí, puedes ir añadiendo otros muebles o accesorios, así como detalles decorativos. Pero eso ya depende de tus gustos, tu presupuesto y tu sentido de lo práctico.

Ir arriba