Cómo decorar el cuarto de tus hijos con toda la onda

El cuarto de tus hijos es una parte muy importante de tu hogar. Funcionalmente hablando, es el espacio donde ellos duermen, descansan, juegan, estudian y, si son grandes, a menudo trabajan. La cama, la almohada, la ropa de cama y la iluminación deben ser las correctas para que puedan desarrollar estas actividades de la mejor manera.

Desde el punto de vista estético, los artefactos lumínicos y la decoración que eliges para las habitaciones de los más chicos del hogar debe corresponderse con los del resto de la casa. Las luces LED son una excelente opción para resolver ambas cuestiones. A la vez que iluminan bien, existe una gran y linda variedad de modelos. Además, son duraderas y amigables con el medio ambiente.

La iluminación del cuarto del niño

Si tus hijos son bebés o niños pequeños, probablemente elijas una lámpara central y un velador o artefacto auxiliar para mantener una luz baja encendida durante la noche. Puedes optar por una pantalla de diseño que conjugue con la decoración del cuarto y, simplemente, colocarle una bombilla con tecnología .

En cuando a la segunda iluminación, en materia de luces  para cuartos la variedad es infinita. Puedes repetir lo anterior o bien comprar algo más específico. Puede ser un velador para apoyar en la cuna o la mesa de luz. Puede ser una guirnalda para colgar de una pared o suspendida sobre la cama. O puede ser una tira de  para aplicar en la puerta del placard.

En cuanto a la ubicación de los dispositivos lumínicos, el principal puede colocarse en el techo del cuarto. El más pequeño o secundario puede variar. Si tus niños aún le temen a la oscuridad, lo mejor será posicionar uno cerca de sus almohadas para que puedan percibir cierta luminosidad mientras duermen.Si ya son grandes, puede ubicarse donde sea más funcional para leer, estudiar o trabajar.

Calidad lumínica con ahorro en mantenimiento y energía

El avance tecnológico también impacta en la iluminación y el uso de la energía. En este sentido, desde hace años hay opciones para reducir significativamente los efectos negativos sobre el medio ambiente. La tecnología  brinda una mejora en término de iluminación pero también en lo que refiere a costos y contaminación.

Las luces Perú son amigables con el medio ambiente y con la economía. Permiten utilizar la energía de una manera más responsable y brindan un mayor rendimiento, abaratando costos de mantenimiento y recambio. A diferencia de los antiguos modelos, los artefactos  no contienen mercurio, plomo, tungsteno ni ningún otro material contaminante y tóxico. 

Consumen mucha menos energía, por lo que posibilitan reducir en un 80% la emisión de dióxido de carbono, uno de los gases responsables del cambio climático. Las lámparas con esta tecnología pueden alcanza hasta unos 100 lúmenes por Watt. Gastan un 40% menos de energía que una fluorescente compacta y unas diez veces menos que una incandescente.

Además, sus ópticas secundarias ofrecen la posibilidad de dispersar la luz y enfocarla hacia el punto deseado sin perder luminosidad. En cuanto a la vida útil, las lámparas  no requieren mantenimiento y son capaces de durar hasta 50 mil horas a un 70% de luminosidad, según el tipo y la marca o el fabricante.

En conclusión, los artefactos lumínicos  no sólo brindan un sinfín de opciones en materia de estética y decoración. También garantizan un consumo de energía mucho menor. Tienen una vida útil notablemente más larga. No contienen materiales contaminantes y son reciclables.

La almohada: un elemento clave en el cuarto

Tanto para dormir como para reposar y apoyarse a leer o mirar una película o serie, la
almohada es protagonista
en cualquier cuarto. También en el de tu hijo. Nada más feo que una almohada aplastada, dura, muy chata o exageradamente gorda. A la hora de elegir la más adecuada, debes tener en cuenta las preferencias de quien va a usarla. Y las necesidades particulares.

Hoy en día, el estrés y las dolencias físicas son moneda corriente. Los dolores de cuello y cervicales son frecuentes en esta era digital en la que los dispositivos son utilizados en la mayoría de las actividades diarias. Y es necesario poder distender y relajar estas partes del cuerpo mientras duermes. Del mismo modo, una almohada inadecuada puede ser la causante de dolores de cuello, hombros y espalda.

Para evitar estos malestares hay que elegir una que se adecúe a la anatomía de cada uno y a la posición en la que se duerme.  Si tú o tu hijo duermen boca abajo, la almohada debe ser baja. Si lo hacen boca arriba, tiene que ser más baja que los hombros, ni muy blanda, ni muy dura.

Finalmente, si suelen y les gusta dormir de costado, lo ideal será optar por una alternativa de unos 15 centímetros de alto para mantener alineados la cabeza y el cuello con el eje de la columna. Pero más allá de la altura, el mercado ofrece alternativas en cuanto a su relleno y su forma, especialmente diseñadas para la alineación corporal y la circulación sanguínea.

Almohadas para evitar dolores

Al momento de descansar es importante mantener una correcta circulación sanguínea y una óptima alineación anatómica. La almohada viscoelástica está pensada para evitar malas posiciones y posteriores dolores. Son ideales para las personas que padecen dolencias cervicales y de espalda. Genera un hueco para la cabeza de manera tal de adaptarse al cuello y aliviarlo y recupera la forma al moverse o levantarse, por lo que uno ya no tiene nada de qué preocuparse al abandonar su posición.

Finalmente, existen almohadas médicas ortopédicas, una especie de almohada personalizada que se puede adaptar a una morfología específica en términos de dureza, flexibilidad, forma y grosor. Cuadradas, rectangulares u ondeadas, el diseño elegido estará determinado por la curvatura natural del cuello para permitir la alineación de la columna vertebral. En este sentido, del peso del usuario, cuánto se hunda en el colchón y la presión que ejerza su cabeza dependerá elegir una suave o firme, así que debes prestar atención a esta parte de la elección de las mismas.

Ir arriba