Caldero de Sangre

El Caldero de Sangre es un elemento sagrado en el culto a Khaine, la religión más importante de los Elfos Oscuros. En concreto, los calderos de sangre son un regalo de Khaine, Dios de la Guerra, a las elfas brujas, sus acólitas más fervientes, grandes luchadoras y de extrema belleza. De hecho, a las elfas brujas se les conoce también como las Esposas de Khaine.

El caldero está lleno de sangre de las víctimas sacrificadas para el ritual que venera a Khaine. Algunos niños elfos también son sacrificados para el Dios de la Guerra. La mayoría de los niños mueren, pero los que sobreviven son considerados «elegidos por Khaine«.

caldero de sangre

Las fechas exactas de la creación de los calderos no están claras. Lo que sí es cierto  es que pueden ser un arma de guerra, en batallas e invasiones muy importantes. Cada caldero estará siempre custodiado por dos elfas brujas acólitas, a las órdenes de la Sacerdotisa Elfa Bruja, que está al mando del caldero. Después de cada batalla un diezmo adecuado de los prisioneros de guerra se entregará a las elfas brujas, para que los sacrifiquen en honor a Khaine .

Una vez al año, en la Noche de la Muerte, los calderos se llenan de la sangre de los elfos oscuros sacrificados. Las Elfas Brujas más viejas se bañan en esa sangre para restaurar su juventud y belleza, aunque sólo temporalmente. Esta noche, son ellas las encargadas de recorrer las calles y secuestrar a todos los Elfos Oscuros que encuentren.

Morathi, primera reina de las elfas brujas, guarda los secretos más íntimos de los calderos para sí misma, y mantiene guardado el primer Caldero de Sangre, el más importante, puesto que se trata de un regalo personal de Khaine para ella.

caldero de sangre 2

Actualmente, la secta obedece a su rival, Hellebron, y este caldero es fuente de disputas, ya que Morathi lo mantiene custodiado (manteniéndose ella así joven y bella) mientras que su rival se va marchitando.

Ir arriba