‘Brothers’, perdida en la traducción

'Brothers', perdida en la traducción 7

Brothers es un muy correcto aunque, subrayo, in-ne-ce-sa-rio remake de la película danesa de Susanne Bier, estrenada en 2004. Cuenta el drama de una familia aparentemente feliz, centrado especialmente en los dos hermanos Cahill, Sam (Tobey Maguire) y Tommy (Jake Gyllenhaal), que vienen a ser como la cara y la cruz por oposición de carácteres.

Tommy sale de la cárcel poco antes de que su hermano, Sam, sea destinado a la guerra de Aganistán, dónde su helicóptero se estrella y se le da por muerto. Entonces Tommy empieza a coger las riendas de su vida e intenta cuidar a la familia de Sam, aunque esta demostración de cariño se acaba transformando en algo más, ya que se acaba enamorando de Grace (Natalie Portman), la esposa de su hermano. Cuando Sam regresa, después de varios meses secuestrado, trae de paquete un síndrome de estrés postraumático brutal, algo que distorsiona por completo la ya de por sí maltrecha estructura familiar.

Toda esta parrafada no sería necesaria si Jim Sheridan no quisiera tocar todos los palos y supiera que es lo que quiere contar. La película tiene un gancho enorme, pero sufre una dispersión importante hasta el punto de perderse en el propio hilo argumental y no saber concentrarse en un mensaje principal. Quizá el problema sea demasiada insistencia en mostrar el tiempo que Sam está secuestrado, que le resta minutos a su regreso a casa y a su manifesto destgaste emocional y vital.

Jim Sheridan intenta darle aires europeos a su remake con más intención que fortuna, pero es un ejercicio voluntarioso que tanto la película como el espectador agradecen por la pausa y la sobriedad que le dan, a pesar de que a veces ocurran desastres de película ñoña barata, como que la música demasiado alta se coma la escena.

'Brothers', perdida en la traducción 8

Lo que sí que es irreprochable es el excelente trabajo del reparto protagonista, de toda la familia Cahill. Incluso diría que el que está más flojo es Jake Gyllenhaal, que ya es decir. Sublime es Tobey Maguire dotando a su personaje de un ámplio abanico de matices, reservando sus mejores minutos para el clímax final con una brillantez inaudita en este actor.

Hay que añadir también el sorpresón que brindan las dos niñas pequeñas: Bailee Madison y Taylor Geare, ya que realmente son ellas las que canalizan toda la carga emotiva que desprende Brothers.

Con todo y a pesar de todo, Brothers es una película interesante y de buen ver, ya que sin ser brillante tiene mucha fuerza , juega bien con las sensaciones y no deja un mal sabor de boca.

Ir arriba