BMW Serie 3, el gran protagonista del salón de vehículos de ocasión de Madrid

Son muchas las personas que acuden al mercado de segunda mano en busca de hacer realidad su sueño y poder subirse a un vehículo de alta gama. Se trata de una práctica a la que no parece haberle afectado la crisis. De entre todos los vehículos, el BMW Serie 3 ha vuelto con fuerza para convertirse en uno de los modelos más demandados, tal y como ocurría antes del desplome de la economía.

BMW Serie 3, el gran protagonista del salón de vehículos de ocasión de Madrid 3

A pesar de todo esto, la economía y la situación de las familias no es la misma de la que disfrutaban hace diez años. Por este motivo, al comprar un vehículo de segunda mano, hay cosas que han cambiado respecto a aquella época. Veamos cuales son los principales cambios.

Más antiguos y rodados

Sin embargo, la economía de las familias no goza del mismo bienestar que hace diez años. Esta realidad explica, en parte, que el usado de hoy sea más antiguo y con mayor kilometraje que el de hace una década, pues la crisis obligó a estirar la vida del coche. Así, si en 2007 los modelos de más de diez años en el mercado de VO apenas suponían el 28% del total, hoy representan más de la mitad. No es de extrañar entonces que si ayer el usado tenía una media de cinco años y 75.000 kilómetros, hoy sobrepasen los siete años, habiendo rodado un 25% más, hasta alcanzar un promedio de 100.000 kilómetros.

Más asequibles

En estos diez años también los precios han sufrido cambios y todavía arrastran el desplome de los valores residuales de hasta 3.000 euros de aquel fatídico 2008. De esta forma, si antes del estallido de la crisis, los compradores pagaban de media 15.000 euros por su usado, en 2017, dentro de un escenario de estabilidad, invierten un 6% menos, alrededor de 14.300 euros.

Menos llamativos

La practicidad que domina actualmente la decisión de compra también lleva a los conductores a cambiar sus preferencias por el color. De esta forma si hace diez años buscaban el status del plata, hoy por hoy se dejan llevar por la naturalidad del blanco, que siempre ha sido más barato (también su seguro) por ser el más común, dado que cuatro de cada diez coches fabricados en todo el mundo son de esta tonalidad.

Dieselizados

BMW Serie 3, el gran protagonista del salón de vehículos de ocasión de Madrid 4
Fuente: wikimedia

Si hay algo que también se mantiene inalterable al tiempo es la motorización. De esta forma, los modelos diesel siguen dominando el mercado de ocasión, reflejo de un parque completamente dieselizado, donde siete de cada diez coches se mueven con gasoil. Si bien es verdad que actualmente la oferta de usados de gasoil es un 63% más elevada que en 2007, la demonización que de un tiempo a esta parte sufren estos motores, con la amenaza de posibles restricciones de circulación por su potencial contaminante, mueve a los compradores a poner el foco en otros combustibles menos controvertidos, deshaciéndose de sus diesel que pasan a engrosar el mercado de ocasión. De hecho, las matriculaciones de gasoil han caído 20 puntos en la última década, hasta representar el 49% del total.

Más seguros

Por último, los datos de AutoScout24 sí muestran una llamativa evolución en cuanto a equipamiento de seguridad, que responde en gran medida a una legislación también más estricta en esta última década para reducir la siniestralidad. Por ejemplo, si bien en 2007 el equipamiento manos libres era residual, hoy es un elemento que pocos pasan por alto, también porque somos mucho más esclavos de nuestro smartphone que hace diez años. Sólo en los últimos cuatro años, su presencia se ha triplicado en los modelos de ocasión.

Lo mismo ocurre con el sistema ISOFIX para la instalación de los asientos infantiles. Si bien en 2014 cuando se convirtió en equipamiento obligatorio lo tenían apenas un 6% de los usados, hoy está presente en el 40% del total.

¿Tú también eres de esos que apuestan por un vehículo de ocasión como puede ser el BMW Serie 3? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Ir arriba