BMW M5, el conocido protagonista vuelve a las pistas

BMW M5 color granate

Que tanto tendríamos que decir para describir a un M5, sin duda que no mucho puesto que este modelo de BMW es uno de los más conocidos por su correcto diseño, de aspecto agresivo y deportivo y por sobre todas las cosas por el increíble desempeño que presenta cuando se le exige un poco.

En esta versión del año 2007, el modelo se encuentra absolutamente renovado, para eso basta con sólo verlo focos delanteros que lucen alargados y de aspecto muy delicado tanto así como para transformar alguna forma el espíritu original de este coche. El cabo se presentaba sin mayores lineamientos o volúmenes, aunque sí se puede apreciar en el paragolpes delantero unas entradas de aire bastante extensas, demostrando de alguna manera el poder que presenta este modelo, el M5 de BMW hace una vez más una entrada estruendosa.

BMW M5 en carretera

Posee unas llantas atractivas, como ya era costumbre, y en su costado se presenta sobrio y carente del lineamientos, más importante que un juego de relieves ubicado en la parte inferior del costado del vehículo, de igual forma la caída del coche se conserva como un auto seguro y estable, pero que de alguna manera sorprende por no poseer al igual que antes un diseño más deportivo, con una cadencia un poco más atractiva, afectando incluso corte de las ventanas que se puede apreciar bastante tradicional.

Pareciera que las sorpresas vienen de la mano de la parte posterior del coche, y es que el BMW M5 se observa con un diseño recto pero atractivo, mérito que se podría entregar a los focos traseros muy bien diseñados y colocados al costado del cierre de maleta extendiéndose un poco más de lo pensado incorporarnos al costado del vehículo. El paragolpes trasero es bastante abultado y extenso, lo suficiente como para alojar en su parte inferior una salida dual de escapes en ambos extremos, buen detalle el de BMW.

BMW M5 controles

Finalmente hay que decir que el modelo se presenta con un motor de 10 cilindros y 507 caballos de potencia, lo cual lo convierte en un coche de extraordinarias prestaciones, a pesar de que su diseño es bastante reservado en cuanto a lanzarse a una decidida deportividad, buen trabajo de los alemanes al arriesgarse en continuar con seguir la construcción de un clásico en potencia y poder de la serie 5.

Ir arriba