BMW 330i, ¿por qué los fabrican así?

BMW 330i frontal color gris

Esta puede ser una de las preguntas que siempre existirán en la mente de los usuarios, la respuesta será siempre la misma “uniformidad en el criterio conceptual”, y al parecer la idea de los alemanes es precisamente implementar un modelo con diseños lineales y con algo de combinación de volúmenes con el objeto de mezclar la deportividad con la elegancia y distinción.

Nadie podría entender que un modelo de las características exteriores del 330i poseería un motor de características tales que se comportaría de gran manera en la conducción, satisfaciendo la necesidad de velocidad cuando el usuario así lo requiriese, y es que con 255 caballos de potencia desarrollados con su motor de seis cilindros en línea el BMW 330i se desenvuelve con soltura a pesar de que su carrocería o diseño exterior no dicen lo mismo.

BMW 330i parte trasera

Podemos apreciar en la parte delantera del vehículo unos focos anchos y de diseño uniforme, los cuales no podrían ser precisamente exponentes de la belleza pero si de la armonía, todo ello junto con un importante relieve en la formación de su capó más una entrada de aire ubicada en la parte media del paragolpes delantero, la que por lo demás no es para nada llamativa, provocan una visión entretenida de un coche y al parecer se juega por ser estable y sólido en su conducción.

La parte posterior del vehículo permite apreciar que los arcos de rueda traseros no están bien desarrollados, son casi inexistentes, y gustan más de un delicado y muy sutil ensanche de carrocería que es difícil de apreciar, algo que parece se está haciendo costumbre en los modelos de los alemanes pero que por alguna extraña razón no le sientan mal. El cierre de su maletero posee un pequeño relieve justo sobre el sello corporativo de la marca alemana, lo cual es algo bastante atractivo. De igual forma se puede apreciar un paragolpes trasero bien elaborado, que les ha conformes a los usuarios que poseen o admiran al 330i pero que no sorprende a nadie, a pesar de incorporar una salida de escape doble, que podría deberse a los 255 caballos de potencia que posee el modelo.

BMW 330i diseño interior

Analizado su aspecto exterior, pasemos a comentar escuetamente el interior del coche, el cual se encuentra diseñado de manera excelente, puesto que es intachable cada uno de los detalles que ser implementado logrando un ambiente distendido, cordial y preciso en cuanto los comandos incorporado tanto en el panel del comando central y en el volante, el cual luce sólido y preciso. Un extraordinario trabajo en que han realizado con una versión que posee excelente rendimiento y que se aprecia por sobre su características como un coche sólido y de muy buen manejo.

Ir arriba