Inicio Deporte Banquillos de Champions móviles

Banquillos de Champions móviles

0
Banquillos de Champions móviles

Quique Flores destituido del ValenciaSi a principios de temporada era Jose Mourinho, técnico del Chelsea, uno de los candidatos a conseguir alzarse con la Champions, el que era cesado en su banquillo, parece que ahora la marea de ceses y abandonos se ha trasladado a España con Juande Ramos y Quique Flores.

Normalmente a principios de temporada, parece que los banquillos más inestables serán los de los equipos con menos presupuesto, que pueden estar predestinados a pasar apuros, pero en esta primera mitad de temporada parece que el problema lo tiene los entrenadores de algunos equipos Champions, punteros en Europa.

Así después de la sonada salida de Mourinho del Chelsea, el pasado viernes se le unió Juande Ramos que después de pasarse un verano entero rechazando ofertas de Inglaterra, ha acabado cediendo a las libras inglesas, y es que seguramente habrá sido uno de los motivos, no sin contar que le han ofrecido la posibilidad de entrenar en una Liga en auge como la inglesa, con un proyecto sólido, respaldado económicamente e ilusionante. Muchos dirán que se ha vendido por un puñado de monedas, pero un entenador es un trabajador más y si el puesto es bueno, es lógico que tome la oportunidad que el destino le brinda, que como todos sabemos es traicinero en este mundo de los misters, y sino que se lo digan a Quique Flores.

Juande puede que haya hecho bien, pues su puesto como entrenador por bien que lo haya hecho no se lo aseguran de por vida y ahí viene Soler a dar la razón a Juande y en la noche de ayer, curisidades del destino, después de golear el Sevilla al Valencia por 3-0, el equipo clama por la huida de su entrenador ha culminado el cese de otro… y así Soler de madrugada ha finiquitado a Quique Flores, en la temporada en la que parecía ratificado después de la salida de Amadeo Carboni.

También te puede interesar:   Nadal sigue su paso firme en el 2010 y está en la final de Doha

Juzguen ustedes la situación de los entrenadores, ¿heroes o villanos?