Audi RS4 Cabriolet, lo mejor esta por dentro

Audi RS4 Cabriolet impresionante foto

El Audi RS4, es un modelo que exteriormente no atrae mucho las miradas, ello por la excesiva concentración de líneas rectas que se encuentran desde el final del primer arco de rueda, hasta la terminación del coche.

Si bien es cierto el modelo carece por sobre todas las cosas de volúmenes, no deja de ser una apuesta interesante cuando vemos que se trata de un modelo descapotable, y ello porque hay que entender que Audi lo que ha intentado con este coche es justamente mezclar la elegancia y deportividad en un modelo que no abandone el concepto tradicional de un coche de esta clase.

Audi RS4 Cabriolet parte trasera

Dentro de los detalle que se podrían mencionar del aspecto exterior, se encuentra como siempre la gran parrilla con el símbolo de los anillos de Audi, unos focos delanteros bastante vistosos en relación con la rectitud y lineamiento que presenta un modelo, también las dos entradas de aire ubicadas en los extremos del paragolpes delantero, las que lucen bastante bien y dan en una primera instancia una decisión muy distinta de lo que efectivamente el coche entre al apreciarlo completamente.

Cuando observamos el coche desde atrás ya es inevitable el darnos cuenta de que estamos ante un modelo demasiado lineal, tanto así que su gusto por lo tradicional no ha traicionado al extremo de hacerlo parecer “obsoleto”, pero sin ser obsesivamente críticos con un diseño al cual Audi jamás nos ha acostumbrado, hay que mirar el interior del modelo para darnos cuenta de que el encabezado tenía mucha razón al decir “lo mejor está por dentro”.

Audi RS4 Cabriolet interior deportivo

Con un buen decir levemente exquisito, comienza la introspección de un coche que al principio parecía cualquier cosa menos un Audi, pero teníamos que llegar a esta instancia para darnos cuenta de que es en el habitáculo principal en donde se encuentra toda la tecnología y el buen gusto por un diseño deportivo, que sólo Audi sabe dar a sus coches. El panel central es simplemente increíble, lo mismo que el medidor de velocidad y el de revoluciones por minuto.

En resumen, el Audi RS4 provoca sentimientos encontrados, engañando a todo aquel que no escarbe un poco más en aquellas líneas rectas de un aspecto exterior tradicionalista, pues tras unos lineamientos severos oculta una joya tecnológica que difícilmente se puede apreciar en cualquier coche que no sea de la jerarquía de un Audi.

Ir arriba