-

Argentina, rival de Alemania en la final del Mundial de Brasil

Veinticuatro años después, Argentina vuelve a una gran final de la Copa de Mundo y lo hace precisamente contra el equipo que le derrotó en su última aparición, Alemania. Al igual que ocurrió en el mundial de Italia 90, los argentinos han logrado su pase tras vencer a la selección de Holanda en la tanda de penalties. En esta ocasión Val Gaal no cambió al portero antes de finalizar el tiempo añadido y Holanda deberá seguir esperando para hacerse con su primer título.

A diferencia que el partido disputado el día antes entre Brasil y Alemania, este encuentro fue mucho más aburrido. Los dos equipos parecían que no querían que les ocurriese lo mismo que a Brasil y desde el minuto uno se vio que iba a ser un encuentro sin ritmo y de muy pocas ocasiones, en las que aquel que primero marcase, tendría muchas papeletas para estar en la final.

argentina finalista del mundial de brasil

El partido pasará a los anales de la historia, no por el juego desplegado, sino por ser la primera en toda la historia de los mundiales en el que una semifinal acabó con empate a cero, tanto en el tiempo reglamentario como en la prórroga.

Van Gaal planteó un encuentro muy defensivo donde continuamente ahogaban la salida del balón y donde Messi era perseguido por varios jugadores para que no recibiera cómodamente el balón. La primera parte no dejó jugadas de gol, la única un lanzamiento de falta desde el borde del área de Messi que el portero holandés atajó sin problemas.

También te puede interesar:   Giuseppe Rossi, un reserva de lujo

En el descanso, Van Gaal dio entrada a Janmaat por Martins Indi, lo que le dio más posesión del balón pero sin crear ocasiones de peligro. La única ocasión clara fue en el minuto 90 por medio de Robben, pero que fue desbaratada por Mascherano. Con el empate inicial se llegó al final del tiempo reglamentario.

También te puede interesar:   Análisis grupo b Mundial Sudáfrica

Si en los noventa minutos apenas hubo disparos a portería, en el tiempo extra la cosa no fue a mejor. Los equipos parecían que querían llegar a los penalties y tan poca ambición hizo que así fuera. Antes de finalizar el tiempo extra, todo el mundo esperaba que Val Gaal volviera a cambiar al portero, pero en esta ocasión no fue así ya que había agotado los tres cambios.

En la tanda de penalties, los lanzamientos de Vlaar y Sneijder fueron detenidos por Romero, auténtico héroe del partido, mientras que los cuatro lanzadores de Argentina batieron la portería holandesa.

El domingo Argentina luchará por hacerse con su tercer trofeo, mientras que Holanda deberá disputar el partido por el tercer y cuarto puesto el sábado ante Brasil.

Lo último...