Los poemas de Gamoneda son incómodos, ariscos, tristes –muy tristes– desangelados, oscuros… Arañan con todas las aristas de sus versos, y, la verdad, duelen. Pero, a la vez, son una experiencia única, ineludible.

Es uno de los grandes.

Por fin, se edita una antología de sus poemas; no os perdáis los que pertenecen a sus
poemarios “Arden las pérdidas” y “Libro del frío”, obras maestras. El paso del tiempo
nunca ha sido mejor retratado que en sus poemas o prosas poéticas.

Un recorrido necesario por un poeta con una voz única, ajena a generaciones y modas.
Dejo dos poemas para que abráis boca:

Vienen con lámparas, conducen
serpientes ciegas a
las arenas albarizas.
Hay un incendio de campanas. Se
oye gemir el acero
en la ciudad rodeada de llanto.

* * *

Estoy desnudo ante el agua inmóvil. he dejado mi ropa en el silencio de las últimas ramas.
Esto era el destino:
llegar al borde y tener miedo de la quietud del agua.

También te puede interesar:   Libros de Stephen King
  • Muy interesante, Diana. Gamoneda ha despertado mi inquietud. Así que se acaba de convertir en mi próximo objetivo. Gracias por la recomendación.

    Un saludo

    Jesús Domínguez

  • Reyes Caceres

    Precioso el poema que incluyes. Yo también he empezado a leer a Ganmoneda, efactivamente me resulta algo triste.

  • Es verdad, es algo triste como dice Reyes, pero a mi me ha impresionado la verdad de la realidad que transmite.

  • AsclepiO

    a mi no me gusta mucho, creo que esta sobre valorado… pero el tiempo ya dira quien es quien… como siempre..

    saludos