Alice Munro

Si en los últimos días habíamos hablado ya de la entrega de los Premios Nobel de Física y Medicina, ahora tampoco podemos perder de vista lo sucedido con el de Literatura, para destacar que la Real Academia de Ciencias de Suecia escogió a Alice Munro para quedarse con la distinción, lo que no es de extrañar si pensamos que era una de las principales candidatas a hacerse con ella.

Munro, que de esta forma se convierte en la decimotercera mujer en ser reconocida con el Nobel de Literatura y la primera nacida en Canadá. En cuanto a los personajes de ese país que han logrado quedarse con el galardón, el caso previo, y el único hasta ahora, era el de Saul Bellow, que lo obtuvo en 1976.

Claro, uno de los elementos principales de estas entregas tiene que ver con saber cuáles son los motivos por los que se ha elegido a su ganador, y en este caso los organizadores han destacado de Munro que “es una maestra de la narración breve contemporánea que sobresale especialmente por su estilo claro y su realismo”.

En cuanto a su historia, se debe señalar que Munro nació el 10 de julio de 1931 en Wingham, comenzando a instruirse desde muy pequeña, ya que estudió periodismo e inglés en la Universidad de Western Ontario, abandonando luego las carreras cuando se casó. Sin embargo, con su marido abrió una librería en 1951 y allí retomó su amor por la literatura.

Sin embargo, recién publicó su primer libro en 1968, la Danza de las sombras felices, y ahora, con la llegada del Nobel de Literatura, se ha hecho además con el premio monetario que contempla, por una suma superior al millón de dólares. Sin dudas, la “Chejov canadiense”, como algunos la llaman, pasa el mejor momento de su vida.

También te puede interesar:   Una invasión de humor en el Arte Joven de Aragón