Alfa Romeo 147 GTA, deportivo italiano

Alfa Romeo 147 GTA deportivo

Incorporando un poco de historia al blog, se analiza el modelo de Alfa Romeo 147 GTA, el cual presenta un aspecto muy atractivo, con bordes redondeados y unos arcos de rueda que sin ser increíblemente anchos, lucen espectaculares. Las llantas que incorpora el modelo son bastante atractivas, recordando a unas que poseía uno de los modelos de Lamborghini, buen detalle.

Alfa Romeo 147 GTA color blanco

Dentro de una visión más detallada de este modelo Alfa Romeo, se puede apreciar el gran esfuerzo por entregar dinamismo y personalidad a un modelo que por “esencia” se presenta como todo un fuera de serie. La parrilla se ha modificado de tal forma que pueda aparecer lo justo y necesario sin restar protagonismo a las entradas de aire ubicadas a los costados internos de los focos y las que se encuentran en el parachoques delantero, mucho más grandes y de diseño más preocupado que las anteriores.

El diseño de los focos en el coche es excelente, sin ser demasiado innovador Alfa Romeo se juega por su proyecto de diseño particular, creando un modelo que tiene la característica de lucir de una manera en el día y otra muy diferente en la noche, otro punto para los italianos.

Como siempre incorporando la dos líneas que se abren en el capó y el pequeño juego de volúmenes que en esas mismas se encuentra, el modelo deportivo y aerodinámico, de igual forma que el corte final del vehículo, el cual recuerda en parte a otros modelos como el Audi A3, aunque no lo suficiente como para hablar de una igualdad, lo cual remarca el gran diseño del vehículo.

Otro punto a elogiar es el corte de las ventanas, el cual siempre trae aparejado problemas para los diseñadores, puesto que tienen que combinarlo de una manera muy especial con el resto del vehículo, para así no transformar en un fracaso el esfuerzo del resto del diseño.

En el video que se adjunta al final del artículo se puede apreciar cada uno de los aspectos notables del Alfa Romeo 147 GTA, solo resta pedir disculpas por la falta de sonido, pero era tan bueno y certero en la información que valía la pena el costo de su silencio.

Ir arriba