-

5 consejos de fontanería para principiantes

No todo el mundo nace siendo un gran fontanero. Sin embargo, sí que conviene a todo el mundo tener ciertas nociones de fontanería para dar un buen mantenimiento a su hogar. No hace falta ser un gran experto en la materia, pero sí controlar ciertos aspectos para poder plantar cara a las averías más habituales.

Para ayudarte en estos primeros pasos como fontanero de andar por casa, hemos decidido recopilar algunos consejos esenciales de fontanería para principiantes. Recomendaciones que todo el mundo debe conocer para asegurarse de que las tuberías, grifos o calderas de casa funcionen como es debido, para que el agua no sea un problema.

Cinco consejos de fontanería esenciales para principiantes

5 consejos de fontanería para principiantes 3

Para evitar que tengas problemas con los grifos, las tuberías y, en general, todas las instalaciones de fontanería de casa, hemos decidido contar con la ayuda de fontanerosterrasa.cat para traerte estos consejos. Tener cerca la opinión de profesionales siempre ayuda a la hora de ofrecer recomendaciones.

Evita los productos químicos siempre que puedas

Con el paso del tiempo y con el uso, es normal que tarde o temprano veas que el agua baja por el desagüe más lento de lo que debería. Estas tuberías se atascan con el paso del tiempo y, al final, te obligan a tomar medidas para desatascarlas.

En estos casos se suele pensar en comprar productos químicos, pero no son la mejor opción. Lo mejor que puedes y debes hacer es recurrir a soluciones caseras, mucho menos invasivas o peligrosas. También es posible usar alambres desatascadores, muy fáciles de usar y muy eficaces a la hora de eliminar restos sólidos que estén causando atoros.

También te puede interesar:   Catálogo "más que mamparas, creamos sensaciones" de Profiltek

El calor ayuda a aflojar tuberías

Decíamos antes que las tuberías suelen ser fáciles de sustituir, pero, a veces, están tan bien apretadas que resulta casi imposible retirarlas. En estos casos, existe un recurso tan antiguo como efectivo: aplicar calor.

Puedes usar algún soplete o una pistola de calor. No importa uno u otro, lo que sí importa es que siempre los utilices con sumo cuidado ya no solo por ti, sino también por la tubería. No quieres dañarla, ni tampoco a tus manos. Aplica calor a una buena distancia y verás que, poco a poco, la resistencia baja y puedes quitarla.

También te puede interesar:   7 claves para renovar tu dormitorio con éxito este 2018

No olvides revisar el cabezal de tu ducha

Las duchas nos acompañan a diario, y eso hace que estén muy expuestas a posibles averías. De vez en cuando hay que revisar los cabezales, sobre todo en el caso de que empiecen a gotear sin explicación aparente.

Generalmente, esto se debe a que la cinta de sellado se ha deteriorado por el paso del tiempo. Nada del otro mundo, ya que puedes cambiarla por una nueva fácilmente y conseguir que vuelva a frenar el paso del agua como es debido. Es algo que se hace en cuestión de minutos.

Ahora bien, si lo que ocurre es que el cabezal está obstruido, entonces solo tienes que dejar el cabezal una media hora en agua con vinagre. Al terminar, estará como nuevo.

Puedes mejorar el rendimiento de tu calentador de agua

Es posible que, donde vives, el agua tenga grandes cantidades de cal. Y eso, por si no lo sabías, es el principal enemigo de un calentador de agua. Se acumula en su tanque y, al final, provoca que no caliente o no deje pasar el agua como debería.

También te puede interesar:   Eleva el interiorismo de tu hogar a un nivel superior a través de sus suelos

Para solucionar esto, apaga el calentador, abre el drenaje y deja que suelte el agua con sedimento. Tienes que hacerlo una vez cada tres meses aproximadamente si quieres que funcione de la mejor forma posible en todo momento.

Vigila las piezas de tu grifo o de tu inodoro

A simple vista, puede parecer algo solo al alcance de personas con mucha experiencia, pero no te asustes. Quitar la tubería que hay bajo el lavabo o el fregadero, o incluso sustituir la cadena de tu aseo son tareas bastante sencillas. Cualquiera puede hacerlo si presta tan solo un poco de atención.

De hecho, cuando compras los recambios, suelen venir acompañados de instrucciones universales que puedes seguir casi al pie de la letra para hacer el cambio. Es más, la mayoría de grifos modernos vienen preparados para poder sustituirse haciendo solo una cosa: quitar un tornillo. Algunos sí que exigen hacer presión, pero el mecanismo es tan seguro como simple. En caso de goteo o problemas, ponte manos a la obra y pierde el miedo, porque es más fácil de lo que aparenta.

También te puede interesar:   Averías que condicionan las posibilidades y la comodidad de una casa

¿Has tomado nota de todo? Como habrás podido ver, son consejos muy sencillos, pero eso no quita que sean la mar de eficaces. Si te vas a enfrentar a la fontanería de casa, cosa que harás tarde o temprano, estas pautas son lo mínimo que debes controlar para garantizar que todo esté en orden.

Lo último...