¿Qué nos deja en literatura este 2011?

Hoy despedimos el año 2011, para dar la bienvenida, en unas horas, al 2012, un año en el que muchas personas han puesto muchas esperanzas. Este año nos ha dejado un gran número de salidas literarias de gran calidad que han alegrado a millones de lectores en todo el mundo.

Entre las que destacan está Dance with dragons, de George R. R. Martin, aunque sólo ha salido en su versión inglesa. El quinto volumen de Canción de Hielo y Fuego ha sido muy esperado por los fans de todo el mundo. Ahora sólo queda que los traductores ultimen su trabajo para que los hispanohablantes podamos disfrutar de esta novela.

Siguiendo con las sagas, dos de las más famosas de España han visto en 2011 como aumenta su colección. Nos referimos a La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón, que este año ha publicado El prisionero del cielo, una precuela de esta serie de novelas ambientadas en la Barcelona de la posguerra.

También el Capitán Alatriste ha ampliado sus aventuras con El puente de los Asesinos. En este entrega de las novelas de Pérez-Reverte, el capitán y su enemigo, Gualterio Malatesta, unen sus fuerzas para asesinar al dogo de Venecia.

2011 también ha sido el año de los indignados y de las revoluciones políticas en el mundo. Todo surgió a raíz del libro Indignaos, de Stéphane Hessel. Este pequeño librito de apenas 20 páginas sembró la semilla de la revolución en los jóvenes y no tan jóvenes del mundo. El manifiesto ha logrado despertar la conciencia política y social de millones de personas que han mostrado su disconformidad con el panorama político que les ha tocado vivir.

Pero no sólo ha habido buenas noticias en 2011: escritores como Ernesto Sábato, Jorge Semprún, Arnost Lustig o María Elena Walsh nos dejaron, aunque siempre nos quedarán sus obras para recordarlos.