Si ayer mismo desde Viajes Destinos te acercábamos un poco cómo debe ser viajar en la primera clase del Virgin Atlantic, hy te vamos a mostrar cómo es eso de viajar en un crucero de lujo.

Como ves, los camarotes no tienen nada que envidiar a las suites los hoteles más lujosos, y tiene de todo: piscina, gimnasio (hasta un ring).

Claro, que un crucero como este tiene que costar una auténtica fortuna… ¿Qué te parece? Y puestos a elegir, ¿qué prefieres, este crucero o la primera clase del Virgin Atlantic?

También te puede interesar:   Un brindis con distinción