Un baño de una casa de lujo tiene que tener, como es lógico, unos azulejos que estén a la altura.

Como por ejemplo, este, que reproduce el conocido cuadro de Gustav Klimt “El beso”. Pero tener un azulejo con una reproducción de una de las obras de arte más destacadas de la historia no es lo único que convierte a un baño en uno de lujo.

Es que además, el azulejo tiene detalles en oro de 24 quilates y platino. Pertenece a una edición limitada y además, se puede combinar con otros detalles, en los que por supuesto, también están presentes estos materiales de lujo.

¿No te parece realmente impresionante?

Vía| Deluxeblog

También te puede interesar:   Las joyas de Elizabeth Taylor salen a la venta