Traición de parte de nuestro bando

Desgraciadamente un grafitero emeritense compró pintura en una concurrida tienda de streetwear situada enfrente de correos para poder ejercer su derecho de libertad de expresión, plasmo su arte sobre el lateral de un vagón de RENFE, por desgracia el cuerpo de seguridad del estado pregunto a uno de los que trabajan allí que quien era el tipo que había pintado el vagón, y este “representante de nuestra cultura” desveló el autor por el consiguiente de que el acusado tendrá que pagar una multa de 3000 a 12000 euros.

Traición de parte de nuestro bando 5

Se os mantendrá informados, tranquilos, la calle dictará la sentencia que le caerá al chivato.

Ir arriba