Suele ser habitual contar con ciertos tipos de muebles delicados en nuestras habitaciones que si no se protegen de forma correcta, terminan por deteriorarse. Repararlos puede costarnos una fortuna y en muchos casos puede que sea imposible hacerlo. Por este motivo, es muy importante que sepamos protegerlos para sufran el menor daño posible. Un claro ejemplo lo tenemos con las fundas de sofá que permiten resguardarlo de roces y manchas. Ahora bien, ¿cuál elegir de todos los tipos y materiales que nos podemos encontrar?

Antes de meternos de lleno con los tipos de fundas de sofá o los materiales que nos podemos encontrar, es necesario quitarnos de la mente un falso mito sobre ellas. Mucha gente ven a estas fundas como elementos poco estéticos y que rompen con la decoración de nuestro hogar. Esto es totalmente falso, ya que hoy en días es posible encontrarnos una amplia gama de fundas de sofá con un diseño novedoso y que combinan a la perfección con cualquier estilo decorativo. Solo hay que darse una vuelta por regalarhogar para darse cuenta de las muchas opciones que nos podemos encontrar.

¿De qué tejido deben estar hechas las fundas de sofá?

La elección de un tejido u otro dependerá en gran medida del uso que le vayamos a dar. Entre las diferentes opciones de tejido que nos podemos encontrar, podemos destacar las siguientes.

Algodón

Se trata, sin duda, de uno de los mejores materiales que se puede utilizar para la confección de una funda de sofá. Se trata de un tejido muy ligero, resistente, natural y de fácil lavado. Suelen caracterizarse por ser muy suaves al tacto, durando mucho en el tiempo y aportando un estilo casual al salón. Lo que sí es importante tener en cuenta que al tratarse de un tejido muy fino, si elegimos una funda clara para tapar un sofá oscuro, puede ser que se note el color de abajo.

También te puede interesar:   Internet se convierte en el mejor escaparate para comprar arte low cost

Twill

Se trata de un tejido hecho a partir de varios materiales, normalmente mezcla de algodón y poliéster. Es muy ligero y tiene una larga durabilidad. Una de sus principales ventajas es que es muy resistente a las manchas lo que es ideal para casas que cuenten con mascotas o niños pequeños.

Suede

Suele estar hecho de gamuza sintética, mezclando varios tipos de poliéster. Suelen ser muy resistentes a las manchas y líquidos además de ser un tejido de fácil mantenimiento. Esto permitirá poder disfrutar del sofá durante mucho más tiempo.

Stretch

Es el más utilizado en el caso de las fundas elásticas. Estas fundas suelen ser de fácil limpieza y sus colores perduran durante mucho tiempo. Es la mejor opción para sofás irregulares o difíciles de ajustar.

Tipos de fundas para sofás

Existe una amplia gama de fundas para que puedas adaptarlas a tus necesidades, tanto si tienes un sofá como si tienes un chaise longue. A su vez, podrás encontrarlas en una gran variedad de colores, estampados, diseños y con diferentes medidas a elegir según el tamaño de tu sofá. Veamos algunos de los principales tipos.

Fundas elásticas

Se tratan de las clásicas fundas que se adaptan como un guante a cualquier modelo y medida de sofá. Estas fundas suelen estar fabricadas con tejido a base de algodón para darle suavidad, poliéster para ofrecer durabilidad extra y elastímero que permite la elasticidad. Podrás encontrar varios modelos con colores lisos o estampados donde escoger tu gusto por la decoración.

Fundas de sofá práctica

Destacan por tener un concepto muy práctico, útil y sencillo. Busca proteger las partes de nuestro asiento donde más se suele dañar como son el asiento, los reposabrazos y el respaldo. En ocasiones dejan libre otras zonas del sofá creando combinaciones de dos colores muy originales. Suelen estar fabricadas de algodón y poliéster, lo que hace que sean muy suaves y resistentes. Al igual que el caso anterior, las podemos encontrar en una amplia gama de colores y estampados.

También te puede interesar:   Guise, luz que emana de la propia pieza de vidrio

Fundas de sofá universal

Estas fundas se encargan de proteger todo el asiento en todos sus rincones. Una de sus características principales es que quedan perfectamente adaptados al asiento. Las fundas de sofá universal tienen una amplia gama de colores y estampados donde escoger, pudiendo combinar con unos bonitos cojines y con el resto de la decoración de tu salón.

Colcha multiusos

Por último, si queremos darle un toque desenfadad al salón, podemos hacer uso de una colcha multiusos. Tiene la ventaja de que se acopla a cualquier forma que tenga el sofá protegiéndolas de los roces y las manchas. La pega es que no se queda ajustada como el resto de los casos, lo que puede  ser incómodo.

Sea cual sea el modelo que escojas de funda de sofá, escoge marcas y tejidos de calidad, para que duren mucho tiempo como nuevas y para que protejan como es debido tu sofá.