‘The Karate Kid’, made in China

'The Karate Kid', made in China 9

Viene como anillo al dedo decir que la «nueva» The Karate Kid ha salido de los chinos por varios motivos: primero porque la acción transcurre en China y, segundo, porque nos encontramos ante un caso en el que la palabra «remake» brilla en su máximo esplendor, pues la película es exactamente la misma que aquel modesto mito que tanto caló en los 80 y se convirtió en un film cuanto menos entrañable para varias generaciones. El desarrollo es un calco y las escenas se clavan a pesar de estar reversionadas, hasta el punto que la duración de ambas películas también coincide al minuto.

Vista con buenos ojos, la gran baza que tiene The Karate Kid a su favor es que revive los recuerdos del público adulto sin ofender ni aburrir, lo que significa que se trata de una historia que mantiene la misma fuerza que antaño y posiblemente gustará a los chavales que verían la versión genuina como un producto arcaico.

'The Karate Kid', made in China 10

Volvemos a las mismas, la metáfora de luchar (literalmente) por la adaptación y el respeto al llegar a un sitio nuevo, elevado al cuadrado en esta ocasión al ver a un niño negro con trenzas rodeado de la exótica China, la China más tópica y llena de clichés que os podéis llegar a imaginar; algo que ayuda a resaltar el contraste pero que, por contra, también dispone un escenario excesivamente impersonal como para el Daniel Larusso de turno, ahora llamado Dre Parker (Jaden Smith), genere la empatía necesaria para involucrar un poco al espectador.

Daniel era un chico tímido y atemorizado por el acoso de unos matones que encontró refugio en la amistade del Sr. Myiagi, pero Dre no es más chulo porque no mea colonia y el kung-fu es una nueva afición; ergo el punto emocional de la película se va a pique y nos quedamos con un Karate Kid descafeinado.

Mención aparte merece Jackie Chan por su inteligencia a lo largo de la película, sabiendo mantenerse al margen y cediendo el protagonismo (algo a lo que no está acostumbrado) al hijo de Will Smith. Si bien su Sr. Han no es ni de lejos tan memorable como Miyagi, sí que realiza su trabajo a la perfección y ancla una película que podría undirse en cualquier momento.

'The Karate Kid', made in China 11

También salva este nuevo Karate Kid el torneo final lleno de sana locura, ya que más que un torneo de kung-fu para niños parece una competición de chavales enchufados en Matrix y llevados al mundo de Dragon Ball, culminada con una lamentable versión 2.0 de la grulla que hará que los nostálgicos quieran llegar a casa para descargarse el Karate Kid original coger el DVD de Karate Kid original y volver a verla.

Ir arriba