“Sobre el amor” de Rilke”

De vez en cuando al recorrer librerías nos encontramos con hallazgos. Este es uno de ellos. Aunque es bien conocida la poesia amorosa de Rilke, el libro “Sobre el amor” recientemente editado es una sorpresa. Vera Hauschild ha elaborado una selección exquisita que cuenta con poemas y relatos, extractos de “Cartas a un jóven poeta” y otras colecciones epistolarias, todas ellas con temática amorosa. Los títulos son expresivos: “Quiero hacerte un regalo de amor”, “Si alguna vez te pierdo”, o la deliciosa carta “Aprender el amor” dirigida a Friedrich Westhoff.

Relatos como “El jardincillo”, “Y sin embargo, muerte” o “Amarse de igual a igual” desvelan la profundidad de sentimientos del escritor alemán, y el estilo preciso de su prosa, donde la fuerza evocadora de las palabras sugiere, siembra y deja adivinar al lector muchos registros que no están escritos.

Es sorprendente que el mismo Rilke que en sus “Cartas a un jóven poeta” recomendara “no escribir poemas de amor” nos haya dejado el siguiente poema:

Me preguntas: ¿Qué había en tus sueños

antes de que trajese yo mi mayo?

Eran bosques. Tormentas en los árboles

y la noche venía por todos los caminos.

Eran castillos que el fuego envolvía,

eran hombres blandiendo las espadas,

eran mujeres que llorando, en duelo,

sacaban su tesoro por las puertas.

Eran niños sentados junto a fuentes,

y la noche venía y les cantaba,

cantaba para ellos, y el hogar olvidaban

por el dulce cantar”

Tanto en los versos como en los fragmentos de Cartas y relatos hay un Rilke recóndito, ímtimo. Su mirada no se dirige a universos lejanos, es un viaje al interior. No construye una belleza intelectual, aunque en muchos de sus poemas se trasluce el aliento metafísico. Los ojos de su poética se vuelcan en la profundidad del alma humana. Su creación es contenida, amable pero cargada de un equipaje espiritual de gran calado, y que inicia su trayecto directamente de la densidad de los sentimientos.

También te puede interesar:   "El arpa birmana"de Michio Takeyama

En este pequeño libro destaca el excelente trabajo de Carmen Gauger, que ha sabido traducirle con una cuidada elegancia , salvando la dificultad de la complicada sintaxis de Rilke en muchas ocasiones.

Vale la pena volver a releer a Rainer María Rilke.

Sobre el amor

Rainer María Rilke

Alianza Editorial, 2007, 117 pags.

  • Isabel Mallen

    Pues sí Reyes, como bien dices, vale la pena. A mi me gusta porque es un poeta intimista y porque lo considero también imprescindible. Sus Cartas a un joven poeta las conozco pero no este libro que comentas. Gracias por citarlo.

  • Ana Alvea

    Te agradezco la recomendación, el poema indicado es precioso.

  • De Rilke me agrade sus poemas, como éste:

    Señor: es hora. Largo fue el verano.
    Pon tu sombra en los relojes solares,
    Y suelta los vientos por las llanuras.

    Haz que sazonen los últimos frutos;
    Concédeles dos días más del sur,
    Úrgeles a su madurez y mete
    En el vino espeso el postrer dulzor.

  • Graciela

    hola¡¡

    me gustaria que si conoceis bien a Rilke me echarais una mano.
    Busco uno de sus poemas que habla sobre dos personas que oyen cantar a un mismo pájaro estando separados,

    Se que puede sonar muy “friki” pero es que sale en la pelicla “solo tu” y no paro de buscar y no lo encuentro por ningún lado¡¡

    Os lo agradeciria muchisimo.

    GRacias¡¡

  • Tania

    No es friki Graciela, yo también trato de encontrar ese poema por esa película pero en ningún lugar lo conocen, ojalá alguien nos ayude porque quedé con la curiosidad de conocerlo

  • pati

    Hola!!
    yo lo acabo de encontrar. El poema está en inglés, se titula: You Who Never Arrived

    Ahora estoy intentando encontrar una buena traducción.
    Me encanta esa peli.

  • ilon
  • Al hacer una visita a este maravilloso blog me sentí muy feliz cuando tuve el conocimiento de diversas informaciones enriquecedora. Seguir jugando así trabajar para que la gente puede tener la oportunidad de adquirir esta información.

  • Andrea

    Les dejo el poema
    You Who Never Arrived

    You who never arrived
    in my arms, Beloved, who were lost
    from the start,
    I don’t even know what songs
    would please you. I have given up trying
    to recognize you in the surging wave of the next
    moment. All the immense
    images in me– the far-off, deeply-felt landscape,
    cities, towers, and bridges, and unsuspected
    turns in the path,
    and those powerful lands that were once
    pulsing with the life of the gods-
    all rise within me to mean
    you, who forever elude me.

    You, Beloved, who are all
    the gardens I have ever gazed at,
    longing. An open window
    in a country house–, and you almost
    stepped out, pensive, to meet me.
    Streets that I chanced upon,–
    you had just walked down them and vanished.
    And sometimes, in a shop, the mirrors
    were still dizzy with your presence and, startled,
    gave back my too-sudden image. Who knows?
    perhaps the same bird echoed through both of us
    yesterday, seperate, in the evening…

  • Andrea

    Di lo consiguen traducido por favor pasarlo