Cada 5 de enero, desde hace 90 años son fieles a su cita. Faltan pocas horas para que la Cabalgata  de los Reyes Magos de Sevilla recorra sus calles, con todo su cargamento de ilusiones, deseos y regalos para los pequeños. Este día tan especial, como ansiada es su espera, nos envuelve la magia, la inocencia nos visita, la esperanza nos invade, emociones y sentimientos afloran, y por unos momentos, sin apenas darnos cuenta, nos convertimos en niños. Así compartimos con nuestros hijos y nietos las ilusiones que todos  guardamos en nuestro interior más profundo, de aquella fugaz niñez que quedó atrapada en el tiempo. 

Es uno de los acontecimientos más esperado del año, cita tradicional para todos. Desde hace unos días, el colorido, la música, la ilusión y la fantasía rondan por las calles sevillanas. 

La Cabalgata nació de una manera sencilla y humilde, con un propósito solidario: “Hacer felices a los niños más desfavorecidos”, al menos así fue gestada. 

El  fundador, el que impulsó la idea  desde el principio fue el escritor, poeta y humanista sevillano José María Izquierdo Martínez (1.886-1.922) Nacido en el número 59 de la calle Castellar. De Sevilla fue un gran enamorado, elegante cantor de su peculiar gracia, y maestro que enseñó a muchos a conocerla  y amarla. Entre sus obras destacan “De las normas y de las formas” y “Divagando por la Ciudad de la Gracia” (1.914). Entre el ambiente literario de la época se ocultaba bajo el seudónimo  “Jacinto Ilusión”.   

Era conocido por su personalidad soñadora, por el aire silente y enigmático de su talante y por su declarado amor a Sevilla, a la que, al decir de todos, entregó lo mejor de su vida. Fue sin duda, uno de esos sevillanos de profunda vida interior y escasa locuacidad. En la fragua de ese perfil ha tenido mucho que ver las semblanzas que de él nos han dejado notables escritores de su tiempo, atraídos más por su fuerte personalidad que, por su misma obra literaria. El insigne Juan Ramón Jiménez detectó en su figura “un aura de hondas raíces ancestrales, un atractivo entre lo angelical y humano que emanaba de su silueta. Tenía José María, pendiente así de lo alto infinito, algo de ángel anunciador, de estrella, extraño signo sobrenatural, maná congregado en forma de hombre por una mano hábil de madre andaluza…” . 

También te puede interesar:   The Bling Ring, lo nuevo de Sofía Coppola

Es muy probable,  que a la mayoría de los sevillanos el nombre de José María Izquierdo les suene más por sus actividades en el Ateneo de Sevilla, dónde estuvo muy vinculado desde sus años juveniles. En la Biblioteca de la sede, solía escribir sus artículos para la prensa sevillana. 

Dicen los investigadores que la historia se escribe pasado cierto tiempo desde que sucedieron los hechos. Creo que, existen historias que merecen conocerse, transmitirlas a las generaciones que nos preceden, y que éstas deberían continuarlas. Siquiera para que el olvido no agote la pujanza de su vitalidad primera. La Cabalgata de los Reyes Magos se ha convertido en un tema sociológico, antropológico, espiritual o humano que, con el tiempo será merecedor de profundas reflexiones y estudios.  Sin embargo, a lo largo de los años, a veces,  surgen discrepancias o disputas de algunos  descendientes de aquellas personas  atribuyendo  a quién, o de quienes, partió la idea impulsora de esta histórica Cabalgata.  En realidad, siempre, fueron, son y serán reconocidas  por su contribución a tal fin. Pero debe prevalecer, ante todo, la honestidad y la  humildad  para  admitir que, realmente quién logró que desfilara en la calle esta “Comitiva Real” fue José María Izquierdo. Desgraciadamente, caído en el olvido y la desidia de mucha gente  e importantes personalidades del mundo de las Artes y  Medios de  Comunicación.

Como son días mágicos, hagamos un pequeño esfuerzo para realizar un pequeño viaje al ayer, hacia los inicios que llevó a José María Izquierdo a celebrar la Primera Cabalgata. 

Una improvisación, un rasgo espontáneo que surgió en los últimos días del año 1.917. Todo sucedió durante una de las tertulias que se celebraba en el Ateneo entre conocidos personajes de la época, además de José María Izquierdo, como Vicepresidente de la Docta Casa, el periodista José Andrés Vázquez, Javier y Alfonso Lasso de la Vega, Rodriguez Jaldón, Moliní, Luis Izquierdo, Bacarissa, Grosso, Lloréns, entre otros, con la intención de organizar tal evento, contando con la colaboración del Ateneo y del periódico “El Liberal”, que hizo un llamamiento de ayuda y colaboración con objeto de proporcionar ilusión a los niños  acogidos en los Centros Benéficos. 

La primera salida fue en Enero de 1.918. Desde las 7.30 de la tarde, la calle Tetuán (Sede del Ateneo) se hallaba totalmente abarrotada de público que, impacientemente esperaba la aparición de la Comitiva. Ésta salió de la calle Lombardo (actual Muñoz Olivé), todo se organizó en el Teatro San Fernando (ahora es C&A), cedido por la generosidad del empresario Vicente Lloréns que, desde el principio, participó y colaboró en  la idea con entusiasmo. A las 8 en punto, unos heraldos anunciaron con el sonido de trompetas la marcha de tan singular desfile real. 

También te puede interesar:   "La casa del silencio" de Orhan Pamuk"

“Un modesto cortejo de los  Magos montados a caballo, el Rey Melchor fue encarnado por Jesús Bravo Ferrer, Gaspar por José María Izquierdo y para Baltasar eligieron a un auténtico “rey negro”: Antoñito, el  botones del Salón Lloréns. Les acompañaban algunos otros jinetes e infantes con sus séquitos, con la añadidura de unos cuantos borriquillos que portaban en sus angarillas los juguetes y dulces que se repartirían a los niños desvalidos o enfermos acogidos en los diversos asilos, hospitales y orfelinatos” (“La Cabalgata de Reyes Magos del Ateneo de Sevilla”) 

La Cabalgata de la Ilusión fundada por José María Izquierdo continuó saliendo los años siguientes. En 1.922, a los 35 años de edad, falleció. Su creación quedó viva a través del tiempo hasta nuestros días, gracias a la labor y constancia de los principales colaboradores. 

Como dato significativo, desde su primer desfile en 1.918 hasta el día de hoy nunca, jamás, ha sido suspendida su salida, a pesar de que hubo una Guerra Civil de por medio, y las inclemencias del tiempo, no han sido obstáculos para hacer su recorrido por las calles de Sevilla. 

A lo largo de toda su historia, han sido muchísimas las personas que han representado a los Tres Magos de Oriente. Personajes del mundo de las Letras, del cine,  empresarios, políticos, toreros, médicos, pintores y un largo etcétera. Todos ellos, en su momento, se han declarado muy orgullosos y honrados por ser escogidos para desempeñar tal cometido. 

Sin duda, la ilusión que puso José María Izquierdo en el empeño, y sobre todo, la proyección social y literaria de sus ideas y su muerte inesperada, cuando la Cabalgata estaba en sus comienzos, ha quedado en la Historia de Sevilla como paradigma del amor por la ciudad y como artífice máximo de este gran Cortejo en la víspera de Epifanía.  

  • Reyes

    Elisa: me ha encantado que arranques el 2009 con esta entrada sobre la cabalgata de los Reyes Magos. Me ha parecido muy interesante todo lo que cuentas y nuevo para mí.
    Llevo una temporada muy liada por cuestiones familiares y hace tiempo que no escribo en el blog. Espero poder hacerlo pronto.

    ¡Feliz año!

  • No sabía que la creara un literato, un dato curioso, como también que el empuje de su ilusión hiciera el resto y arrastrara las demás, como la tuya que mueve montañas.
    Besos

  • M.C.M. (marcamar)

    Elisa: A pesar del tiempo que llevo leyéndote y de conocerte personalmente ( que ha sido un regalo para mi ) sigues sorprendiéndome con tu forma de escribir.¡Bonita crónica, amiga!
    Es una gozada leerte pues revivimos lo que cuentas y saboreamos ese ambientillo sevillano de la época.
    Una maravilla cómo dibujas al maestro José María Izquierdo, al que ya podemos admirar todos por su humanitaria labor.
    Me quedo con una frase tuya que me ha encantado por su significado y por lo que tiene de poética:
    ….”las ilusiones que todos guardamos en nuestro interior más profundo, de aquella fugaz niñez que quedó atrapada en el tiempo”…. ¡¡Oleeé, poeta!

  • Elisa I. Mellado

    querida Marcamar, gracias por tu paseo por el blogs y tus “piropos” elogiosos hacen sonrojarme. Para mi, conocerte también ha significado mucho y sobre todo la amistad que en tan poco tiempo nos ha unido ha creado un fuerte lazo de cariño.
    Espero volver pronto a esa maravillosa isla: Tenerife. Besitos.

  • virginia

    Qué encanto de crónica escribes aquí. Además de ilustrarme me hace sonreir, identificándome con tu sentir.
    Este hombre, en el Parque de Maria Luisa tiene una glorieta.Yo en mis paseitos frecuentes a esa “mi casa al aire libre” con mi bici acudo a la glorieta. El próximo dia que vaya le voy a dedicar un guiño especial. Besitos compi.

  • Jose M. Revuelta.

    Al leer tu articulo de la Cabalgta , me vienen a mi recuerdo los dias de mi niñez con mis padres y hermanos y posteriormnete las felces visperas que pasamos juntos contemplando el paso de la Calgata.Gracias por toda tu dedicación y cariño.