‘Secuestrados’, dejar de respirar durante una hora y media

‘Secuestrados’, dejar de respirar durante una hora y media 9

La “Hanekeada” de Miguel Ángel Vivas fue una de las sensaciones del Festival de Sitges, ya que Secuestrados es un chute de adrenalina espectacular desde el momento en que unos atracadores entran en casa de la familia adinerada de turno.

Secuestrados es un film de eminente factura, pues la historia de la familia retenida en su casa no es nada que no hayamos visto en películas recientes como Funny Games o Los Extraños. No obstante, Miguel Ángel Vivas arrastra esta cruz con total sobriedad, tirando de talento y un magnífico trabajo interpretativo de todos sus actores que dotan la película de un realismo sobrecogedor.

‘Secuestrados’, dejar de respirar durante una hora y media 10

Este realismo lo consigue básicamente con un uso brillante y constante del plano secuencia, del cual me declaro fan por la dificultad que conlleva, ya que la sensación de tiempo real, junto con la tremenda intensidad de cada minuto, llenan de agonía pura la película y te corta literalmente la respiración. Otros recursos como la pantalla dividida, la acción paralela o el hecho a veces cansino de sobremusicar las escenas, cargan de tensión el ambiente hasta el punto que se podría cortar con un cuchillo.

Sumando cualidades, Secuestrados no es una gran película porque por planteamiento no puede serlo, pero es indiscutiblemente efectiva en el objetivo de clavar el espectador en su asiento.

‘Secuestrados’, dejar de respirar durante una hora y media 11

La verdad es que me estoy hartando de las películas que SÓLO están bien hechas, pero es lo que hay. Secuestrados es muy recomendable para todos aquellos que buscan emociones fuertes y violencia gratuita, gustará y mucho, pero de cara a la próxima sería bueno poner más ambición al relato de una historia que valga la pena.

Ir arriba