¿Sabes que champú debes utilizar según las características de tu pelo?

Todo el mundo sabe que hay diferentes tipos de champús pensados cada uno de ellos para un tipo de cabello. Dependiendo de sus características, podremos determinar cuál debe ser el elegido para nuestro caso. Según la clínica especializada en salud capilar, MC360, el champú adecuado es aquel que le sienta bien al cabello y que le permita conseguir un aspecto sano, suave y brillante.

Un cabello apelmazado tras el lavado, será sinónimo e que se ha utilizado un champú demasiado hidratante. Si por el contrario el cabello queda seco, esto será señal de que se trata de uno para cabellos normales cuando lo que necesitas es una hidratación extra.

¿Sabes que champú debes utilizar según las características de tu pelo? 1

Desde MC360 han explicado el tipo de champú necesario según el tipo de cabello que tenga cada persona. Veámoslo a continuación.

Pelo liso y sin volumen

El champú recomendado es aquel que va a dar cuerpo al cabello mejorando su apariencia y en su etiqueta probablemente esté escrito «efecto volumen».

Pelo liso y graso

Estos cabellos suelen parecer sucios, aunque estén prácticamente recién lavados debido a la sensación de apelmazamiento producida por la sobreproducción de sebo. Lo ideal es elegir un champú para el control de grasa y alternarlo con un champú de lavado en seco para, así, equilibrar la producción de grasa de las glándulas sudoríparas.

Pelo rizado o encrespado

Es aconsejable utilizar cualquiera que sea hidratante, ya que lo que en estos casos se necesita una abundante hidratación para mantenerlo bajo control.

Pelo seco, maltratado o teñido

Precisan de un cuidado diario exquisito al margen de elegir el champú adecuado, que será de alta hidratación acompañado de una mascarilla de las mismas características.

También te puede interesar:   Cómo recuperar la salud de tu pelo tras el verano

Lo que sí es recomendable, es prescindir de champús con sulfatos, a pesar de que ninguno de los que están a la venta contienen una concentración elevada de productos químicos suficientes para que pueda considerarse dañino para el pelo y el cuero cabelludo. Un ejemplo de estos componentes químicos es el denominado sulfato, un tipo de surfactante potente o detergente cuya función es separar la grasa del pelo en el lavado. En el caso de los productos de uso frecuente se reduce considerablemente el contenido de surfactante, al igual que en los infantiles, con el fin de evitar irritación ocular y del cuero cabelludo.

Como ya hemos dicho, es importante utilizar el champú que mejor se adapte al tipo de cabello y sus circunstancias. Si alguna de esta variables cambia, también habrá que cambiar nuestro champú.

Artículo anteriorCasi un tercio de los españoles comen frutos secos a diario
Artículo siguienteConsejos para hacer vídeos con fotos y música