‘Rango’, alcanzar el mito olvidado

'Rango', alcanzar el mito olvidado 9

El vanguardismo del que siempre hace gala Gore Verbinski, unido a las infinitas posibilidades plásticas y expresivas del cartoon, confluyen en esta epopeya de un camaleón doméstico que empieza a forjarse una leyenda en el salvaje oeste. Rango es una película tan cinéfila como desmitificadora, que deambula alegremente por la gloria del spaghetti western sesentero de los Sergios (Leone y Corbucci) mientras se inmiscuye en la deconstrucción heroica de los westerns crepusculares de John Ford y se atreve con el surrealismo drogodependiente con una paráfrasis directa de Miedo y asco en las Vegas (Terry Gilliam, 1998) con el fantasma de Clint Eastwood enfundado en un poncho guiando a un protagonista encuadrado en un plano vacío (hasta tres veces lo vemos en esta situación), falto de una identidad inventada que todavía no se ha ganado con sus actos.

No es casualidad que Rango sea camaleón, actor y farsante, pues es la figura irónica perfecta para construir un personaje opuesto al héroe clásico del western al tratarse de un ser que puede convertirse en cualquier cosa y elige erguirse como la figura mítica e impertérrita propia de los westerns hasta mediados de los 50. Es decir, en este caso no nos encontramos con un mito que se va desmoronando (como ocurre a partir de los 60), sino con un ser despojado de un Yo que intenta alcanzar la gloria de un mito inventado.

'Rango', alcanzar el mito olvidado 10

La densidad de Rango, a pesar de su accesibilidad, es inversamente proporcional a la fragilidad línea argumental del filme entorno a la búsqueda del agua, que prácticamente se plantea y se resuelve sola. Puestos a pedir, también se echa en falta un villano a la altura del héroe y un clímax final más épico, pero quizá es mucho pedir cuando parece que las intenciones del director van por otro lado.

Rango es un canto al espectáculo visual lleno de emoción, nostalgia y una amplísima heterogeneidad de cultura cinematográfica mezclada en una película del género más cinematográfico de todos: el western.

'Rango', alcanzar el mito olvidado 11

Ir arriba