Más días para el paisaje nórdico en Santiago de Compostela

El Museo del Prado ha anunciado la prórroga hasta el 18 de marzo de la exposición Rubens, Brueghel, Lorena. El paisaje nórdico en el Prado, que se exhibe desde el pasado 1 de diciembre en la Sala de Exposiciones de la Fundación Novacaixagalicia-Claudio San Martín en Santiago de Compostela. Esta muestra plantea una aproximación a las diferentes tipologías del paisaje que surgieron a lo largo del siglo XVII en Flandes y Holanda.

De esta forma, el público gallego puede disfrutar durante tres semanas más de esta exposición compuesta íntegramente por fondos del Prado, un recorrido por el evocador mundo del paisaje nórdico apreciando la maestría con la que los pintores representaron con fidelidad montañas, bosques, campiñas, ríos, mares, parajes cubiertos de nieve o canales helados, inmersos en una luz naturalista.

Durante la Edad Moderna, los italianos llamaron «nórdicos» a los pintores de las tierras que estaban más allá de los Alpes y fundamentalmente a los de los Países Bajos. Allí, el contexto social y cultural hizo que, a lo largo del siglo XVII, pintores y coleccionistas se apartaran en gran medida de los temas heroicos propios de la pintura de historia en favor de asuntos cotidianos, pero igualmente aptos para su representación. Entre ellos estaba el paisaje, que pasó a convertirse en un género pictórico independiente en el que el asunto representado se relega a un segundo plano, convirtiéndose en pretexto para representar con fidelidad los elementos de la naturaleza.  

El paisaje nórdico en el Prado incluye más de 50 obras y entre los pintores que la integran figuran los más destacados maestros del género, con obras tan representativas como Paisaje alpino de Tobias Verhaecht, uno de los maestros de Rubens; La vida campesina, La Abundancia y los cuatro elementos y Boda campestre, de Jan Brueghel el Viejo,  o La visión de san Huberto, que pintó en colaboración con Rubens.

La exposición concluye con algunos de los paisajes encargados por el monarca español Felipe IV para decorar el palacio del Buen Retiro de Madrid a Claudio de Lorena, Jan Both y Herman van Swanevelt, los jóvenes pintores nórdicos que iniciaron en Roma el llamado «paisaje italianizante» que en Holanda contó con numerosos seguidores. El más destacado fue Philips Wouwerman, que se especializó en la representación de cacerías como Parada en la venta y Partida de caza y pescadores que adelantan ya el gusto rococó.

Se trata de una ocasión para compostelanos y turistas que visitan la capital gallega para acercarse al arte europeo de los siglos XVII y XVIII dentro del propio casco histórico. Se trata de una exposición plenamente recomendable, en donde la naturaleza se convierte en protagonista.

Más días para el paisaje nórdico en Santiago de Compostela 5

Ir arriba