Mustang GT-CS, el coche de tus sueños

Mustang GT-CS reliquia

Quien que se llame amante de los coches no ha soñado alguna vez con la conducción de un modelo Mustang, la verdad es que muy pocos y es que este es uno de los modelos que desde sus inicios forma parte de la emblemática historia de los coches deportivos, específicamente de aquellos que se denominaban como Muscle Cars, y hoy evolucionando un poco más se ha convertido en todo un deportivo por excelencia, incluso con potencias bastante elevadas, pero implementando además algo muy importante y que jamás debe olvidarse en un coche deportivo, los detalles.

Analizando su parte frontal, vamos a descubrir el gusto que tiene el Mustang por implementar esa maravillosa entrada de aire ubicada en su capo, la cual jamás ha podido ser copiada por otro modelo deportivo, lo mismo que los focos redondos que a pesar de que se ha criticado en otros modelos por el hecho de parecer poco modernos, se alaban un modelo clásico que jamás podría parecer anticuado, quizás porque ha llegado a tal nivel Mustang que se convierte en un coche atemporal.

Ford Mustang GT-CS

La vista de su costado es simplemente espectacular como con aquella entrada de aire lateral ubicada justo antes de llegar al arco de rueda traseros, el coche muestra una soltura y poder incomparables, y es que precisamente lo mejor de todo es que no importa si hay otro coche deportivo de mayor poder que este, hablando del mismo segmento por supuesto, puesto que lo importante son los detalles que convierten a un Mustang en un Mustang. Por el hecho de ser un coche convertible se puede uno percatar de que la línea que va desde el capó hasta el final del maletero del coche es recta y no posee ningún relieve, lo cual es una característica de los convertibles Ford Mustang ya que en versiones de techo duro existe un pequeño relieve que marca una diferencia.

En resumen, estamos en presencia de toda una bestia, aunque quizás y como nadie es perfecto podría haberse trabajado un poco más les hilo de las llantas, incluso presentando un tamaño un poco mayor, pero que después de todo por el hecho de ser un Mustang se le perdona.

Ir arriba