McLaren ha dejado de soñar

rondennis.jpg

Decía una canción de Ramoncín que «Malcolm McLaren ha dejado de soñar…» refiriéndose al fin del punk materializado por el abandono del manager de los míticos Sex Pistols. Algo parecido le pasa a la escudería germano-británica comandada por el inefable Ron Dennis, está pendiente de un hilo su futuro tras el caso de espionaje por todos conocido. En un gesto que, pese a todo, le honra ha decidido ser el primero en rasgarse las vestiduras y pedir disculpas a todos: Ferrari, FIA y aficionados.

De todos modos suena más a solicitud de perdón con indulto incluido que a verdadera contrición, ya que se sabe que estas cosas pasan en todas las escuderías y que la mayoría están más o menos bajo sospecha (¿verdad Renault?). El verdadero trasfondo está en que el ojo de halcón de la FIA está sobre McLaren lo que les impide desarrollar en condiciones el coche para el año que viene ya sea porque directamente puede haber tecnología ajena implicada o simplemente para evitar las suspicacias.

Qué difícil es hacer borrón y cuenta nueva.

Ir arriba