Los retratos de Huang Rui

A parte de la gran instalación en el Museo delle Mura, Huang Rui no quiso dejar vacía la galería que organizó la exposición: Sala 1

 Nos trajo de Pekín ocho óleos; seis de ellos formaban dos banderas italianas cada uno de un color. Dentro, un nombre que representase ese color. Así, en una de las banderas estaba el «basílico» (Albahaca) o la sangre, y en la otra la nieve, un prado o el pomodoro (tomate).

Además, el artista hizo retratos a carboncillo a las personas que trabajamos en la instalación. Hizo los retratos dependiendo de nuestro año de nacimiento, es decir, nuestro signo del zodíaco chino.

sala 1

Así, en la galería estuvieron expuestos durante mes y medio nuestros retratos bajo la visión de un artista con el que apenas nos comunicábamos. Solamente con señas y un inglés macarrónico que no doinábamos ni nosotros ni él.

El día de la inauguración, Huang Rui nos pidió que escribiésemos algo en cada retrato. Algo que uniese Roma, Pekín y el paso del tiempo; que era, al fin yal cabo el motivo de toda la instalación. Todos escribimos algo que nos resultó interesante, especial… y ahora esos retratos giran y giran… por el mundo del arte contemporáneo.

También te puede interesar:   Nuevas normas contra la polución antes de los Juegos Olímpicos
Artículo anteriorLa Eurocopa en cifras
Artículo siguienteCadillac CTS Wagon: así es el nuevo familiar americano