Muebles hay de muchos estilos y colores, pero nada como aquellos fabricados a mano y que son capaces de trasladarnos al pasado. Esto es precisamente lo que consigue la marca Let’s Pause, una marca de muebles que se caracteriza por su peculiar forma de entender la vida, haciendo de cada creación algo único donde se cuida el más mínimo de los detalles.

Porque no son sólo muebles, son una parte de campo que llevamos hasta tu casa, un viaje a la naturaleza, una pausa en tu día a día. Y esa pausa empieza en el olfato, porque nuestros muebles siguen oliendo a monte, a naturaleza y ese olor los acompaña siempre… continua por la vista, con líneas irregulares y formas imperfectas que los convierten en piezas únicas y acaba en el tacto, con texturas sin tratar que te conectan con la naturaleza. Por eso utilizan esparto, álamo, cañas y juncos, porque son materiales que crecen de forma silvestre en la naturaleza, sin alterarla. Por eso son las manos de un experto artesano las que convierten esos materiales en una de nuestras lámparas, en una mesa, en una tumbona, en el cabecero de una cama. Por eso nunca utilizamos barnices, ni productos químicos.

Por eso si alguien dejase unos de nuestros muebles en la naturaleza, en su lugar de origen, volvería a la tierra como si nunca hubiese salido de ella. Let’s Pause, una parte de la naturaleza hecha a mano.

Conectados con la naturaleza

Sentado en Turqueta, estirado en Cataluna, durmiendo con la cabeza en Granadella, viendo los rayos de luz atravesando Figuera, comiendo sobre Cadaqués o protegiéndote del sol con Macarella. El Mediterráneo se encarga de dar nombre a todos sus muebles, que son creados con elementos que crecen de forma silvestre en su cuenca.

También te puede interesar:   Guise, luz que emana de la propia pieza de vidrio

Ese origen hace que cada uno sea único, oliendo a monte, un olor que perdura en el tiempo de forma natural, sin añadir ningún tratamiento artificial. La vista, dibujando frente a tus ojos curvas y formas imperfectas. El tacto con texturas naturales que acarician tus manos. Porque en Let’s Pause diseñamos algo más que muebles, diseñamos emociones, una vuelta a la naturaleza, una pausa para tus sentidos.

Naturaleza silvestre

Sin duda, lo que hace diferente a esta empresa, son los materiales que utilizan a la hora de crear sus muebles. Esparto de los montes; álamo, cañas y juncos de las orillas de los ríos, palmas de los palmares, tan diferentes pero con algo en común, algo que les diferencia del resto y los hace únicos, su origen. Todos estos nacen de forma silvestre, libres, alimentados únicamente de la lluvia, el sol y la brisa del Mediterráneo. Materiales que son recogidos a su debido tiempo, sin cultivarse y siempre cuando están preparadas.

Recién cogidas, aprovechando su flexibilidad, son trabajadas por artesanos que las convierten, con sus manos expertas, en piezas únicas. Y con el paso del tiempo su naturaleza las hace cambiar, sus tonos verdes se convierten en amarillos hasta que se secan del todo. Y al final de ese proceso, si volvieran a los montes o a las orillas de los ríos, seguirían formando parte de ellos, porque no las tratamos, porque las dejamos tal y como son. Por eso nunca pierden su olor, su esencia, porque lo natural es que envejezcan de forma natural.