La muerte de Marilyn Monroe conmocionó al mundo entero. Y no solo porque era joven y su muerte fue trágica, repentina e inesperada, sino también por todo lo que se habló entonces al respecto. El caso es que se convirtió en un mito.

Y como sucede con todos los mitos, todo lo relacionado con ella cuesta millones. Como es el caso de las radiografías de las que te hablábamos no hace mucho, que alcanzaron un precio desorbitado. Y ahora, lo que se vende es la última casa en la que vivió Marilyn, la misma en la que fue encontrada muerta.

Está en Brentwood y se trata de una impresionante mansión de estilo colonial español, con piscina, tres baños, cuatro habitaciones… que se encuentra al fondo de un callejón sin salida.

Claro, que teniendo en cuenta que lo que se pide por ella es ni más ni menos que 2,8 millones de euros, supongo que no habrá muchos que se puedan hacer cargo.

Vía| el mundo

También te puede interesar:   El lujo del mundo se reúne en China