La combinación de puntos de recargar para vehículos eléctricos públicos y privados será esencial para el crecimiento del sector en España

La industria del automóvil está cambiando a gran velocidad, siguiendo con el objetivo de ser más sostenible y dejar atrás los combustibles fósiles. En España, la transición se aceleró en 2021, registrando récords de matriculaciones para vehículos eléctricos e híbridos. Charge Amps, el fabricante sueco de cargadores para vehículos eléctricos inteligentes y sostenibles, reconoció el potencial de crecimiento del mercado español que, no obstante, requiere mejorar las infraestructuras disponibles. En este escenario, la combinación de puntos de recarga públicos y privados será una de las claves para que el sector pueda lograr cifras similares a la de otros países de Europa.

La combinación de puntos de recargar para vehículos eléctricos públicos y privados será esencial para el crecimiento del sector en España 3

La patronal de los concesionarios españoles FACONAUTO prevé que se alcanzarán los 23.000 vehículos eléctricos puros vendidos en el país en 2021, lo que implica un 50% más que el año anterior. Sin embargo, la cifra representa únicamente un 2% de las matriculaciones. Uno de los principales inconvenientes señalados tanto por los expertos como por los consumidores es la falta de infraestructuras de carga adecuadas. La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) registra únicamente 7.500 puntos de recarga públicos en España. Aproximadamente un 80% de las cargas de vehículos se realizan en el domicilio o en el trabajo, ya que no hay suficientes puntos de carga rápida disponible para cubrir las necesidades de los ciudadanos. El total de estaciones de carga en territorio español es muy bajo para el segundo país más extenso del continente, y queda lejos de los 70.000 cargadores de Países Bajos, los 46.000 de Francia o los 45.000 de Alemania.

“Ampliar el número de puntos de carga es esencial para fomentar la implementación de los vehículos eléctricos en España. Los consumidores todavía desconfían de la autonomía de los coches y quieren disponer de una estación de recarga cerca, por eso son tan importantes los puntos de carga en el domicilio o en el trabajo”, explica Henrik Bergman, Director del Mercado en España y Portugal de ChargeAmps. “Varias empresas ya han anunciado su contribución a la mejora de la red de carga con la instalación de estaciones en gasolineras, estaciones de servicio y otros puntos clave. Sin embargo, esta mejora debe complementarse también de forma privada. Los propietarios de coches eléctricos deben ser conscientes de la importancia de disponer de un punto de recarga propio, y las empresas deben incentivar la movilidad sostenible ofreciendo a sus empleados estaciones en sus aparcamientos”.

Recarga de vehículos eléctricos pública y particular: la clave del éxito

España apunta a superar los 100.000 cargadores para vehículos eléctricos en 2023 y los 340.000 en 2030. Actualmente, los conductores aprovechan en su mayoría los puntos de recarga disponibles en supermercados y centros comerciales, así como los que se instalaron en la vía pública de algunos municipios. Exigen mayor infraestructura en zonas de ocio como restaurantes , áreas turísticas o espacios culturales, y así poder cargar sus vehículos mientras compran o visitan la ciudad.

Sin embargo, el crecimiento del mercado del vehículo eléctrico no puede depender totalmente de la oferta de recarga pública. Los conductores deben disponer de soluciones que les permitan tener el coche preparado para cualquier imprevisto. Por eso, la instalación de cargadores privados en los aparcamientos de las comunidades de vecinos o de las casas y en los puestos de trabajo es esencial.

“La instalación de estaciones de carga privadas es la clave para impulsar el mercado del vehículo eléctrico, y ahora es el momento de dar el paso. Actualmente, las ayudas del plan Moves III lanzado por el Gobierno Español pueden financiar hasta un 70% de la instalación de un cargador eléctrico. Esto invita a preparar los garajes para el futuro, incluso a aquellas personas que no tengan pensado comprar un vehículo eléctrico de forma inmediata”, detalla Bergman desde ChargeAmps. “Las empresas también pueden aprovechar las ventajas ofrecidas por el nuevo plan de movilidad sostenible para mejorar sus instalaciones y contribuir activamente al cambio”.

Los cargadores privados para vehículos eléctricos garantizan una recarga segura, eficaz y controlada del vehículo. Disponer de una estación reduce el tiempo de carga y evita que se sature la instalación doméstica o comunitaria que pueden provocar los cables proporcionados por los fabricantes, que se conectan directamente a las tomas de 230V. Además, los puntos de recarga inteligentes y conectados como los de Charge Amps proporcionan un control sobre la carga. Esta se puede programar en las horas donde la energía es más económica, calculando el consumo total, o activarse y desactivarse de forma remota para tener el vehículo siempre a punto, permitiendo así hacer un uso optimizado de la electricidad y mejorar el impacto económico como medioambiental.

Ir arriba