“…razoné mucho después, aquí acostada en mi cama: una vez terminada la vida, ese viaje en coche de caballos en un solo sentido, no puedes volver a empezar de nuevo. Pero si tienes un libro entre las manos, por confuso e incomprensible que sea, cuando lo termines, puedes, si quieres, volver al principio. Para leerlo otra vez y comprender lo incomprensible, para comprender la vida ¿verdad Fatma?”

Así concluye “La casa del silencio” de Orhan Pamuk. Se trata de un fragmento del monólogo final de Fatma, la abuela protagonista de la historia. La novela describe el comienzo de los años 80 en Turquía y ofrece un claro análisis sociólogico del páis en aquellos momentos. El hilo conductor es la vida cotidiana de una familia. La abuela -Fatma- y sus tres nietos, jóvenes emprenden historias diferentes. Faruk es historiador, Metin, aventurero y deslumbrado por Estados Unidos y Nilgum, la pequeña quien adquiere un especial y trágico protagonismo al final del libro. Acompaña a la abuela Recep, un criado enano, cuya personalidad se va descubriendo lentamente.

A través de sus vidas se nos muestra la cultura turca en un proceso de apertura a la modernidad, sin olvidar sus arraigadas convicciones. La herencia de la religión y la tradición siguen estando vivas en el alma de los personajes.

Todos los capítulos están escritos en primera persona, cada uno corresponde a los distintos miembros de la familia. Esta técnica ofrece un variado punto de mira, ya que el modo de expresarse, la sensibilidad e incluso el ritmo de la novela se van transformando según el narrador.

Orhan Pamuk  fue Premio Nobel de Literatura en el 2000. Ha estado    perseguido por el estado turco por  pronunciarse acerca de  los genocidios que este país cometió contra los pueblos armenios y turcos.

También te puede interesar:   Estima y sus mil voces

Libro interesante para hacer una inmesión en la cultura turca.

“La casa del silencio”

  Orhan Pamuk

Debolsillo, 2008, 378 pags.

  • Gracias por la reseña Reyes, me viene muy bien porque hace tiempo que no leo a este escritor y este parece un libro interesante.
    Tiene una escritura muy rica, así me lo pareció en el libro “Me llamo rojo”, aunque encontré que le sobraban algunas páginas. De todos modos es una escritura que te enseña también un país y su circunstancia histórica y eso me gusta.

  • Elisa I. Mellado

    He leído “Estambul, ciudad y recuerdos”. La reseña que haces de este libro me ha venido como anillo al dedo. Pasado el verano, proyecto recorrer Turquia y me interesa tener referencias. Anoto este título.