Khorne: Dios del Caos

Khorne es el dios del Caos de la ira,  la violencia y el odio. Todo acto de violencia da poder Khorne, ya sean cometidos por sus seguidores o por sus enemigos.

Su odio se dirige sobre todo hacia Tzeentch y Slaanesh. Por un lado, desprecia el uso de la magia y en consecuencia odia Tzeentch, el gran hechicero. Sin embargo, es capaz de unir fuerzas con él si ello implica un gran derramamiento de sangre. Slaanesh personifican un aspecto totalmente opuesto, ya que este segundo es el dios del hedonismo y el placer, una idea totalmente opuesta a la de Khorne.

Fortaleza de Khorne

Las imágenes de Khorne muestran a un ser poderoso, sentado sobre un gran trono de bronce sobre una pila de cráneos en el centro de un lago de sangre. Khorne considera a los débiles e indefensos ser dignos de su ira. Su número asociado es el ocho.

Los seguidores de Khorne son guerreros sin excepción. Sus seguidores no construyen templos, sino que lo adoran en el campo de batalla. Dedicar tiempo a la construcción de templos en lugar de luchar podría suponer la ira de Khorne.

El culto de Khorne implica el derramamiento de sangre. Se dice que cualquier seguidor que permita que pase un día sin contribuir a este acto de adoración incurrirá en el odio de Khorne. Los acólitos de Khorne reciben el don de un Juggernaut para cabalgar a la guerra, y se convierten en los Aplastadores de Khorne.

El honor que proporciona la muerte justifica una vida de asesinatos. El grito de batalla de los seguidores de Khorne es » ¡Sangre para el Dios de la Sangre ! ¡Calaveras para el trono del cráneo! «, y refleja su deseo de violencia sin sentido.

También te puede interesar:   Natali juega con la ética y la moral

La Fortaleza de Khorne es una fortaleza de bronce, monumento a la furia y el derramamiento de sangre. Continuamente se oyen los rugidos de Khorne y el choque de las armas. En el centro de esta poderosa fortaleza se encuentra el poderoso trono de Khorne.  Una gran fogata consume las almas de los cobardes que han huido de la batalla.

Alrededor de la ciudadela fluye un foso, que se llena con la sangre hirviendo de los que han perdido la vida en la guerra. Más allá de esta fosa se ​​encuentran los huesos devastadas de los caídos en batalla.  Se dice que también se puede encontrar restos de Juggernauts, y un complejo de almenas equipados con grandes cañones infernales.

Artículo anteriorEl Barcelona sigue firme pero pierde a Messi hasta 2014
Artículo siguienteContinental nos recuerda la importancia de utilizar neumáticos en buen estado en nuestro coche