Mucho se viene hablando en los últimos meses del gasoil y lo mucho que contamina el planeta. Esto ha provocado que, por primera vez en mucho tiempo, se hayan matriculado más vehículos de gasolina que de gasoil. A pesar de esta disminución en vehículos particulares, en las compañías de renting, se sigue demandando vehículos diésel, ya que suponen más del 60% de sus nuevas incorporaciones en lo que va de año 2018.

Incertidumbre antes las últimas medidas políticas

Ante esta situación en los datos, el sector observa con cierta preocupación, pero también con cautela, la incertidumbre de las últimas medidas políticas adoptadas por el gobierno contra el uso de este carburante. Entre estas nos encontramos las restricciones al tráfico o el ya famoso impuesto al diésel. Por este motivo, las empresas de renting y gestión de flotas ya comienzan a tomar decisiones para minimizar los costes que podrían lastrar el valor residual de las flotas de vehículos de alquiler propulsados por un motor diésel.

No obstante, en relación a la eficiencia, es necesario analizar los usos del vehículo para conocer qué tipo de combustible se adapta más a las necesidades de los conductores. El diésel es, sin duda, el gran aliado en caso de circular con frecuencia por trayectos de gran kilometraje. Si, por otro lado, realizamos pocos kilómetros, la gasolina es una gran opción, puesto que el precio del vehículo se reduce considerablemente. Los híbridos y eléctricos son recomendados para trayectos interurbanos que cuenten con puntos de recarga frecuentes en el último caso. Por último, ganan adeptos poco a poco los vehículos GLP para todo tipo de recorridos, puesto que reducen de forma considerable tanto el consumo como la emisión de gases contaminantes.

También te puede interesar:   Coches eléctricos para este 2013 en España

Diferencia las flotas por segmentos

Aunque lo más justo para el sector de la automoción es diferenciar las flotas por segmentos. No es lo mismo el renting de SUV que de furgonetas o de turismos. En este último caso, es indudable que la reputación del diésel está inclinando la balanza de la demanda de los conductores a favor del motor de gasolina e, incluso, a favor de los motores híbridos y eléctricos. Sin embargo, en el caso de las furgonetas y vehículos comerciales, por ejemplo, el diésel no tiene competencia.

Si algo han aprendido las compañías de renting y gestión de flotas en todos estos años, es que el mundo de la automoción se mueve por modas, siendo el cliente de renting especialmente racional y competitivo. En este sentido, la relación gasto-eficiencia-consumo es siempre más favorable al diésel que a la gasolina.

Además, en este razonamiento pesa también la huella ecológica, ya que el diésel ya no es como antes y existen muchos tipo de gasoil, cada vez menos contaminantes para con el medio ambiente. Sea como fuere, la huella ecológica no solo se mide en emisiones NOx, sino también en CO2 y, en este sentido, los motores de gasolina contaminan más que los de gasoil. Por tanto, el problema real no reside tanto en si es diésel o gasolina como en el uso de energía fósil en general. Pero este es otro debate aún más amplio que exige políticas que impulsen más y mejores infraestructuras para los combustibles alternativos, para los coches que vienen.

Debido a todo esto y en el punto en el que nos encontramos, el sector del renting siguen apostando por una política de transparencia que cumpla siempre con la normativa vigente. Buscan siempre que el cliente conozca toda la información antes de adquirir los vehículos que mejor se adaptan a sus necesidades. Siempre con el compromiso de favorecer la conducción eficiente y la movilidad sostenible entre los conductores.

También te puede interesar:   Los vehículos seminuevos se revalorizan 14 puntos desde el año 2012