Estrellas comparten pantalla, ‘Noche y Día’

Estrellas comparten pantalla, 'Noche y Día' 9

A Noche y Día se le ve el plumero de mala manera, quizá se le ve más plumero del que tiene y por esto se ha catalogado de fracaso porque la gente ha acudido al cine. Y es que Noche y Día realmente lo tiene todo para arrasar en la taquilla veraniega: dos grandes estrellas, mucha acción y el punto justo de seriedad en algunos episodios como para que nadie se largue del cine con mala leche.

Si bien no es tan mala como parece, aunque es bastante mala, la construcción de una película alrededor de Tom Cruise y Cameron Díaz con el Macguffin de turno en forma de batería inagotable no funciona, es una fórmula agotada que deja entrever un guión que bien podría haber sido una hoja en blanco con las fotos de los dos actores ahí grapadas; pues en toda la película no hay trama ni objetivo.

Entretiene lo suyo, verdad, pero suerte tiene que a partir de la hora y cuarto la película baja de revoluciones y se pone un poquitín seria porque sino sería inaguantable por la cantidad de cansinas escenas de acción repletas de sobradas y mal resueltas en su mayoría; con un abuso inquietante del desmayo de la chica para salir de unos jardines abusivos. James Mangold no se maneja bien en estos tiempos, lo suyo es más es el suspense y la acción «tranquila», términos en los que ha sacado peliculones como Copland, Identity o El tren de las 3:10.

Estrellas comparten pantalla, 'Noche y Día' 10

Tampoco ayuda el hecho de que las pechugas de pollo de mi congelador tengan más química que la pareja Cruise & Díaz, circunstancia que hiere de muerte una producción ya de por sí dudosa. A pesar de conocerse desde hace años (trabajaron juntos en Vanilla Sky en 2001) y tener entre manos unos personajes que les van como anillo al dedo, no son capaces de estar en la misma onda ni de hacer saltar algunas chispas en los muchos minutos que comparten en pantalla.

Noche y Día naufraga por esto y porque no hay ningún otro personaje donde agarrarse, ni siquiera un villano que haga sospechar que quizá con mucha suerte podría hacerle sombra a Roy Miller (Tom Cruise), un tío acostumbrado a acabar con ejércitos enteros nada más levantarse de la siesta, algo que al principio es divertido pero que a los pocos minutos resulta cansino y carente de emoción.

Estrellas comparten pantalla, 'Noche y Día' 11

Creo sinceramente que Noche y Día lo hubiera petado bastante en los 90, con Tom Cruise como estrella emergente, Cameron Díaz en los sueños de todos los hombres del mundo y con la historia del agente invencible más en el orden del día.

Noche y Día quiere ser demasiado, quiere ser Bond, quere ser Bourne, quiere ser Mentiras Arriesgadas, quiere ser Eraser y quiere algo de Sr. y Sra. Smith; pero en realidad sólo es un vaivén de fantasmadas arrastrado por dos grandes estrellas que no están en su mejor momento, algo insuficiente para arrasar como pretendía, pero suficiente como para no ser cualificada de churro y así poder caer en el olvido rápidamente y con un mínimo de dignidad.

Estrellas comparten pantalla, 'Noche y Día' 12
Persecución en los -ejem- San Fermines de -ejem- Sevilla...


Ir arriba