"En lugar seguro" de Wallace Stegner

frontal_enlugarseguro2

Wallace Stegner, llamado el «decano de los escritores del Oeste» es un narrador americano, experto en describir ambientes y fundador de una escuela de escritura creativa.

«Un lugar seguro» es una novela intimista, inteligente, con una prosa brillante, que combina el dolor, la cultura, el amor y la emoción con ciertos toques de humor. Todo muy real como la vida misma. 

Resulta una muestra clara de que una sencilla historia, relatada con pocos mimbres,  basta para construir un libro buenisimo, hasta convertirse en  un elogio de la normalidad. Eso sí, hace falta que el hilo argumental sea muy firme,  que los personajes sean de carne y hueso, creibles y bien perfilados   y que los dialogos ofrezcan riqueza y hagan pensar. Stegner logra todo  esto  sin efectos especiales y sin  necesitar recursos fáciles, a los que estamos tan acostumbrados en los best-sellers. El autor hace literatura  a partir de la vida corriente y por eso resulta magistral.  

Dos matrimonios de profesores univesitarios -Charity, Sid, Larry y Sally- viven en Madison (Wiscosin).  Trabajan en una pequeña universidad, en los tiempos de la depresión económica del   1929.   Son gente a la que les gusta divertirse, muy inquietos intelectualmente,  atraviesan exitos y reveses en sus experiencias  profesionales al igual que en su amistad y en su matrimonio.  La naturaleza, muy bien descrita, es  también el escenario de sus vidas.

wi-00097-cmonumento-a-lincoln-universidad-madison-wisconsin-posters

Lo sorprendente de esta novela es la maestría psicológica  con la que  el autor ha dibujado  cada personaje, cuya personalidad va creciendo en hondura a medida que avanza el libro.  El narrador -Larry-  escribe en primera persona evocando cuarenta años,  recuerdos de  trayectorias vitales muy diferentes, pero a las que les une la  amistad,  las ganas de luchar,  la cultura y ante todo el arraigo familiar.

También te puede interesar:   Pau Gasol estará en el Eurobasket

Así se expresa Larry «….Lo que la memoria me devuelve no es la política, ni las estrecheces de vivir con ciento cincuenta dólares al mes, ni siquiera lo que entonces escribía, sino los detalles de una amistad: fiestas, excusriones, paseos, conversaciones a  media noche, destellos de las escasas horas libres de agobios. La amicitia dura más que la res pública, y al menos tanto como el ars poetica. O eso me parece ahora. Lo que de verdad ilumina aquellos meses son los rostros de los amigos».

El ultimo capitulo tiene cierta ambientación teatral  cuando los cuatro amigos se reunen en Vermont  para despedirse, ante la grave enfermedad de uno de ellos.

Un acertado prólogo de Ricardo Menéndez Salmón introduce la lectura de sus páginas.

 

«En un lugar seguro»

Wallace Stegner

Libros del Asteroide

Artículo anteriorCool8800C – teléfono con emulador NES
Artículo siguienteContador calienta motores