-

En defensa de la felicidad, de Mathieu Ricard

Hace algunos meses empecé a leer el libro En Defensa de la Felicidad y todavía no lo termino, mejor dicho, no deseo terminarlo.  Cada párrafo me invita a reflexionar, me sacude la conciencia, pero al mismo tiempo destila una savia que nutre mi espíritu e ilumina rincones oscuros de mi mente.  Esto me ha sucedido con poquísimos libros, a saber, Los Maestros del Lejano Oriente, de Baird T. Spalding y Autobiografía de un Yogui, de Paramahansa Yogananda.  Todos ellos tienen algo en común: contienen conocimientos universales y verdades profundas que atañen a todos los seres humanos.

Así como los personajes de una novela desarrollan y se transforman en el curso de la historia, hay textos que dejan huella imperecedera en el lector, modificando su manera de pensar, sus ideas y hasta sus convicciones éticas, filosóficas y religiosas.  No recuerdo a ningún otro autor que haya hecho un análisis tan completo sobre la felicidad, como M. Ricard.  En la literatura de oriente y occidente hay miles de definiciones y los filósofos se han ocupado de ella en términos vagos.  Para Manuel Kant, la felicidad completa se consigue cuando el individuo ha satisfecho todos sus deseos.  Para Epicuro, la felicidad es la ausencia de dolor físico y de alboroto mental.

No interesa lo que hagamos ni a qué nos dediquemos, parece que el ser humano de alguna manera, conciente o inconcientemente, directa o indirectamente, en el corto o largo plazo; lo que hace, lo que espera, lo que sueña, está relacionado con un deseo profundo de bienestar o felicidad.  Aún el que se ahorca está buscando acabar con su miseria.  Algunos encuentran la felicidad rememorando el pasado, o imaginando eventos en el futuro y, algunos, viviendo el presente con pasión.

También te puede interesar:   Los best seller son para los que leen en el metro
También te puede interesar:   TRAILERRACO de 'Scott Pilgrim vs. The World'

Mathieu Ricard ha escrito una guía para desarrollar el conocimiento más importante de la vida.  Lo ha escrito con compasión, lógica incisiva y buen humor.  Expone las falsas y limitadas conjeturas que tenemos sobre el potencial como seres humanos y nos demuestra que la verdadera felicidad no sólo es posible, sino que es un derecho de nacimiento.  Algunos capítulos tienen títulos como:  la alquimia del sufrimiento, los velos del ego, cuando nuestros pensamientos se convierten en nuestros peores enemigos y la sicología de la felicidad.  Al final se incluyen ejercicios prácticos.  Leer a Ricard es como emprender un viaje por un desierto extenso y tenebroso, acompañado de un guía amable, jocoso, de sabiduría milenaria que ayuda a sortear los peligros y los espejismos hasta llegar a salvo a un oasis, donde hay palmeros que dan sombra y una fuente que ofrece sus aguas cristalinas al viajero sediento.

 Mathieu Ricard nació en Paris, es científico, abandonó una carrera prometedora de genética celular en el Instituto Pasteur, y se convirtió en monje budista, hace 35 años.  Es traductor del Dalai Lama, renombrado fotógrafo y está involucrado en proyectos humanitarios en Tibet y Nepal.    Otras publicaciones suyas:  El Monje y el Filósofo (diálogos con su padre, el filósofo Jean Francois Revel), El Quantum y el Lotus.  Es autor y fotógrafo de «Viaje hacia la iluminación«, «los Monjes Danzantes del Tibet» y de los fotolibros: «Himalaya Budista» y «Tibet, un Viaje hacia el Interior«.

Lo último...