El uso de pantallas también afecta a nuestra piel

Septiembre trae consigo la vuelta a la rutina, el cambio de armario o la vuelta al colegio o al trabajo tras un verano de vacaciones. Pero además de esto, hay un aspecto que solemos dejar de lado y que es muy importante. Nos estamos refiriendo al cuidado de nuestra piel. En este sentido, aunque pueda parecer extraño, el uso de las pantallas también afecta a su calidad, tal y como comenta Natalia Olmo, fundadora de Maminat.

En un mundo donde la tecnología es omnipresente, pasamos más de 8 horas al día frente a diversas pantallas, ya sea en el trabajo o mientras consultamos nuestras redes sociales, es importante plantearnos cómo esta exposición constante afecta a nuestra piel.

Además de los efectos ya conocidos en la vista, la luz azul emitida por dispositivos electrónicos puede tener consecuencias negativas para la salud de nuestra piel, envejeciéndola prematuramente y causando daños a menudo inadvertidos” detalla Natalia, fundadora de Maminat.

Los efectos de las pantallas en nuestra piel

El equipo de expertos de Maminat alerta sobre los efectos nocivos de la luz azul en la piel, similar a los daños causados por la exposición solar. Algunos de los problemas más comunes incluyen:

  • Sequedad en la Piel: al igual que el sol, la luz de las pantallas puede contribuir a la deshidratación y envejecimiento acelerado de la piel.
  • Aparición de Arrugas: la expresión facial durante largas sesiones de pantalla puede favorecer la proliferación de arrugas, especialmente alrededor de los ojos y la frente.
  • Alteración del Sueño: el uso excesivo de pantallas puede interrumpir el sueño reparador, afectando la hidratación y síntesis de colágeno.
  • Aparición de Manchas: contrario a la creencia popular, la luz azul puede contribuir a la aparición de manchas, particularmente en personas con piel más oscura.

Consejos para Proteger la piel en un mundo digital

Para minimizar estos efectos y mantener una piel saludable, desde Maminat ofrecen los siguientes consejos:

  • Hidratación: mantén tu piel hidratada bebiendo suficiente agua y utilizando una crema hidratante adaptada a tu tipo de piel.
  • Tiempo sin Pantallas antes de dormir: evita el uso de pantallas, al menos una hora antes de acostarte, optando por actividades más relajantes.
  • Limita su uso: controla el tiempo frente a la pantalla, es importante intentar dedicar tiempo a actividades al aire libre y al ejercicio en lugar de estar frente a una pantalla en el tiempo de descanso.
  • Protección Solar: no olvides proteger la piel del daño causado por la luz azul y los rayos UV con un protector solar adecuado, como el protector solar físico SPF 50 de Maminat.
Scroll al inicio