El lobo con piel de cordero

El lobo con piel de cordero 7

Con la gala de los Oscars en el horizonte ésta es época de estrenos importantes que copan el protagonismo en taquilla. Avatar, Sherlock Holmes, la Cinta Blanca, proximamente Nine y Up in the Air… pero se estrenan otras películas que no merecen ser menospreciadas, y un claro ejemplo de «tapada» es la nueva película de David Twohy: la Escapada Perfecta (the Perfect Getaway).

Si os habéis mirado el cartel tendréis claro el argumento. Tres parejas jóvenes se encuentran en Hawaii de viaje. Cerca de allí se han cometido unos asesinatos y los sospechosos son una pareja, un hombre y una mujer. Lo más probable es que los asesinos sean una de esas tres parejas…tchan-tchaaaan…y evidentemente es así, claro está.

Lo bueno de esta película no está en la sorpresa, ni en la tensión y ni siquiera en el giro dramático. Resulta paradójico que un thriller de estructura clásica como éste no tenga sus puntos fuertes ahí, ya que normalmente si fallas por ese lado la película se cae en pedazos.

Pues bien, creo que lo que hace especial a la Escapada Perfecta es lo relajado de su historia. Durante 40 minutos de la película realmente poco pasa, las parejas se conocen y comparten el camino hacia una playa paradisíaca. Cada pareja tiene sus apariencias y su lado oculto, y simplemente interactúan.

Ahí es cuando la película resulta simpática. El trabajo de guión de Twohy es realmente bueno, contruye diálogos e historias ágiles y entretenidas en forma de anécdotas que los personajes se van contando (las del ex-militar se llevan la palma). En esta fase, Twohy va metiendo guiños cinematográficos y autorreferenciales con gran sutileza y sentido del humor.

Por poner un ejemplo, resulta algo parecido al contenido autorreferencial de Scream, que está ahí con toda naturalidad pero rallando el límite de la parodia. Caminar por esta línea no es tarea fácil y ahí Twohy se anota un tanto importante a su favor.

Además, va tirando migas como quien no quiere la cosa para soltar de golpe el giro final a modo de flashback, uno excesivamente largo, dicho sea. Y luego vienen las persecuciones, los tiros, hachazos y combates cuerpo a cuerpo; la película se vuelve loca de una forma muy sana para completar la diversión y acabar en lo alto. Hay que decir, para ser justos, que nada de esto hubiera sido posible sin un trabajo fantástico y entregado de los actores.

El lobo con piel de cordero 8

Lo que también es verdad es que el espectador tiene que dejarse llevar. Si queréis jugar a ser listos y calar a los asesinos desde el principio, probablemente lo consigáis. Y luego os vais a aburrir hasta soltar el «lo sabía» o el «te lo dije» de turno. Por esto os aconsejo entrar en el juego que propone Twohy para pasar un buen rato.

La Escapada Perfecta, pues, supone el regreso modesto aunque agradable de David Twohy, que no dirigía una película desde el chasco comercial que se llevó con las Crónicas de Riddick. Y vuelve con una película que pasará desapercibida aunque sea muy recomendable como buen entretenimiento.

Ir arriba