El Fin de Karak Vlag

Karak Vlag fue un asentamiento de los enanos situado al norte de las Montañas del Fin del Mundo, que sufrió el ataque de las tropas de Slaanesh, quedando todos los enanos esclavizados y fuera de Karak Vlag hasta el fin de los días. Todos los enanos menos Anarbarziz, el sobrino del rey, que estaba junto a todos sus compañeros batallando frente a los Goblins.

Cuando Anarbarziz terminó su pelea y volvió a Karak Vlag, encontrándose a todos sus familiares muertos o desaparecidos, y todo el asentamiento completamente destrozado, no quisieron perder ningún momento en huir hacia el sur a buscar refuerzos de otros clanes enanos para tratar de volver a levantar Karak Vlag y descubrir qué es lo que había pasado.

War_of_Vengeance

Lo que Anarbarziz no sabía es que les estaba espiando el despiadado Guardián de los Secretos Amin’Hrith desde su Palacio del Placer, y había sido testigo directo de lo que los enanos que todavía quedaban con vida tenían en mente. Pero para el Guardián de los Secretos, esto tan sólo era un juego de niños, ya que en cuanto él quisiera podría acabar con ellos, como hizo con todo Karak Vlag.  En ese mismo momento, el guardián comenzó la caza de todos los supervivientes enanos de Karak Vlag, con el único fin de que absolutamente ninguno siguiese con vida.

Anarbarziz rápidamente intuyó lo que iba a pasar, y se preparó para la batalla para tratar de vengar a todos sus familiares y ahora ya, antepasados.  Pero lo cierto es que todo esfuerzo fue en vano, y lo que es peor, ni si quiera pudieron llegar al siguiente asentamiento enano más cercano, ya que fueron atrapados sin poder oponerse por los enviados del Guardián, nada más y nada menos que dos ejércitos de demonios, que acabaron con el valiente Anarbarziz y sus tropas en el Barranco de la Muerte.

También te puede interesar:   Alberto Contador muestra su debilidad‏

De modo que el Guardián de los Secretos se salió con la suya, ya que acabó con todos los enanos, con Karak Vlag, y lo mejor de todo… Anarbarziz nunca llegó a acudir a nadie, por lo que nunca nadie sabría lo que realmente sucedió en el asentamiento de los enanos.

Artículo anteriorLos coches con mayor valor de reventa
Artículo siguienteIcon, la nueva revista masculina de El País