Estamos ante un fin de semana en el que sufriremos un nuevo cambio de hora. Puede que sea una de las últimas veces que esto ocurra, ya que los europarlamentarios quieren que los Estados Miembros lleguen a un acuerdo para no llevar a cabo más esta práctica. Mientras que esto ocurre, este fin de semana dormiremos una hora menos. Aprovechando esta situación, el comparador de seguros Acierto ha presentado un informe donde analizan cómo afectará a nuestra salud física y mental.

Según los datos recogidos, adelantar una hora el reloj incrementa los riesgos de sufrir hipertensión y migrañas. También afecta al rendimiento de los trabajadores, además de aumentar los accidentes laborales.

El quid de la cuestión radica en que este cambio altera nuestro ritmo interno y aumenta las posibilidades de que durmamos peor. De hecho, son muchos los encuestados que aseguran que les cuesta más conciliar el sueño durante esa noche y las siguientes, en las que acaban durmiendo menos y peor. Con el consiguiente estrés y consecuencias que esto genera en el organismo. Para más inri, la falta de sueño incrementa el apetito.

Al hablar de accidentes laborales, también se incluyen aquellos que pueden ocurrir durante la ida al trabajo, especialmente si va en coche. Esto es debido a que las condiciones de luz cambian, un hándicap al que hay que sumar la falta de atención por la falta de sueño.

Volviendo a la caída de la productividad, también tiene que ver con la sensación de cansancio que experimenta el trabajador, y con otras alteraciones que puede sufrir nuestro organismo como la falta de concentración, inestabilidad, sensación de debilidad, etcétera. Unos efectos que pueden alargarse hasta diez días. Además en este caso surge otra duda: si la hora “de menos” ha de retribuirse en los trabajos nocturnos. Los convenios colectivos suelen prever esta situación.

También te puede interesar:   Zapatos de María Antonieta cuestan miles de dólares

Los españoles, a favor

Por todo esto, no es raro que 9 de cada 10 españoles estén a favor de eliminar el cambio de horario. Un porcentaje que se sitúa por encima de la media europea. El principal motivo para llevar a cabo estos cambios de horario era por conseguir un ahorro energético, pero a la hora de la verdad, este ahorro solo es del 0,1% al 0,5%.

Ahora bien, ¿qué horario mantener? La mayoría apuesta por el horario de verano. Esto afectaría positivamente al sector turístico y hotelero, ya que habría más horas de luz por la tarde, aumentando el consumo y las ganas de salir a la calle.