Cada vez son más las personas que cambian sus hábitos alimenticios y se pasan a la tendencia veggie, una tendencia que cada vez tienen mayor número de adeptos. Flexiterianos, vegetarianos y veganos suman ya en España más de 3,5 millones de personas, y lo que es más importante, se trata de una curva ascendente, como se ha podido observar en otros países. El estudio The Green Revolution, elaborado por la consultora Lantern, muestra un perfil de consumidor que el mundo del turismo no debería olvidar. Los restaurantes hace tiempo que han visto esa oportunidad de diferenciarse de la enorme competencia al adaptar su oferta a las personas que siguen este tipo de dietas. Sin embargo, son muy pocos los hoteles que han sabido aprovechar esta oportunidad antes de que se les adelanten.

Además, como señala Martina Miserachs, dietista-nutricionista y CEO de Healthia Certification “para los hoteles no supondría un gran esfuerzo, puesto que no estarían excluyendo a los clientes omnívoros, simplemente integrando propuestas gastronómicas que sean compatibles con las dietas veggies y que por tanto puedan comer todos sus clientes potenciales”.

Hummus, quizás la receta más conocida

Son muchos los ejemplos de recetas que nos podemos encontrar dentro del movimiento veggie, aunque uno de las más conocidas es el Hummus. Se puede preparar de muchas formas diferentes, algunas tan originales como el uso de remolacha asada con cebollitas encurtidas y pan de Cerdeña, los Salpicones de hortalizas confitadas con cilantro fresco y guacamole, pero también el Carpaccio de tomate feo de Teruel y ceviche de hortalizas. Los anteriores platos no dejan de ser simples ‘entrantes’ o ejemplos de recetas saludables que, quizás demasiado tímidamente, empiezan a incorporar los hoteles interesados en que placer y salud vayan de la mano, y sobre todo en que el conjunto de sus huéspedes disfruten la estancia.

También te puede interesar:   Vajilla Flow Botanic. ¡Energía tropical en la mesa!

En la actualidad, se estima que el vegetarianismo crece anualmente  por encima del 10% entre los jóvenes de Alemania, Austria, Italia y una larga lista de países, ya no solo porque existe un amplio consenso científico sobre los beneficios de los alimentos de origen vegetal (la propia Organización Mundial de la Salud indica que, como mínimo, cualquier persona debería ingerir 600g diarios de hortalizas, verduras y frutas), sino también porque la comida vegetariana se ha librado del estigma de ser aburrida. La mejor prueba es el creciente número de omnívoros, amantes de la buena mesa, que caen postrados ante entrantes vegetarianos tan exquisitos como la Ensalada de aguacate, quinua y habas, los Gajos de calabaza asada a las finas hierbas, el Tofu al limón con arroz rojo, el Ajoblanco con shiitake o la Ensalada fresca de pepino, aguacate y manzana, macerada con especias y cebollino.

Platos para una alimentación equilibrada

Más allá de consideraciones organolépticas, los platos vegetarianos contribuyen a llevar una alimentación equilibrada y resultan especialmente recomendables para huéspedes con sobrepeso u obesidad (ya que aportan volumen al estómago, a cambio de pocas calorías), deportistas, diabéticos, viajeros con hipercolesterolemia y, en general, cualquier persona interesada en velar por su salud. Con una ventaja adicional: pese a tentar al paladar, la mayoría permiten seguir cuidando la línea y logran que dejemos de lado platos menos recomendables desde el punto de vista de la ortodoxia nutricional y la evidencia científica.

Miserachs, como experta en nutrición, añade “somos conscientes que ni un chef ni un director de hotel tienen por qué saber crear platos que sean veggies, saludables, nutritivos y sabrosos, todo al mismo tiempo. Pero nos hemos dado cuenta que justo por eso los hoteles valoran mucho el asesoramiento que les proporciona nuestro equipo de dietistas-nutricionistas, el acompañamiento que les ofrecemos”.

También te puede interesar:   Elige entre un intenso café o el clásico con leche

Entrantes y aperitivos

Así, en el supuesto de que el hotel incluya aperitivos, tentempiés o tapas para compartir (chips, aceitunas, encurtidos, conservas, croquetas, embutidos, marisco, etc.), podría incorporar para completar su oferta de entrantes:

  • Tentempiés de hortalizas frescas elaborados con ingredientes 100% vegetales.
  • Hortalizas cocinadas, preparadas exclusivamente con ingredientes 100% vegetales, que empleen técnicas culinarias bajas en grasas (como, por ejemplo, la cocción a la plancha, al vapor o al horno, en lugar de las tradicionales frituras).
  • Piscolabis a base de legumbres, cereales o tubérculos preparados exclusivamente con ingredientes 100% vegetales y cocinados con técnicas culinarias bajas en grasas, tal y como sucede, por ejemplo, con el hummus.

Según la revista QualityAssurance and Food Safety, la comida saludable se ha convertido en la principal tendencia emergente dentro de la restauración. Prueba de ello es que los aperitivos más calóricos están perdiendo protagonismo frente a los entrantes elaborados con productos frescos que brotan de la tierra. Además de suministrar muchos nutrientes y pocas calorías, los alimentos de origen vegetal ayudan a prevenir enfermedades, en vez de aumentar el riesgo de padecer diversas patologías (diabetes, sobrepeso, etc.), como ocurre con los snacks salados, los embutidos y otros tentempiés de origen animal.

Partiendo de esta premisa, el equipo de Healthia Certification, con el respaldo de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas, aporta su dilatada experiencia en este campo para canalizar esta preocupación ciudadana de cara a que los hoteles ofrezcan también alternativas saludables que complementen su oferta y que están adaptadas a todos los tipos de alimentación, tanto omnívora como veggie.