Determinadas zonas del cuerpo es peligroso tatuar

Hoy en día, tatuarse resulta de los más habitual. De hecho, según indica la Academia de Dermatología y Venerología, al menos el 10% de la población tiene un tatuaje en su cuerpo. Debido a esto, y cada vez más personas apuestan por hacerse uno, es importante advertir sobre los peligros de tatuarse en zonas que pueden ser muy delicadas.

Determinadas zonas del cuerpo es peligroso tatuar 3

Los globos oculares son una de las zonas más propensas a ser tatuadas, aunque sus riesgos aún no han sido evaluados científicamente. Sin embargo, Cirse Tattoo destaca que puede provocar disminución de la visión, ceguera, infecciones, pérdida del ojo o molestias en el ojo, por citar algunas.

También es habitual que los tatuajes se realicen para tapar alguna imperfección en la piel que suele resultar antiestética. Es el caso de los lunares, aunque se recomienda evitarlos ya que esto supone un gran riesgo de cáncer de piel por melanoma, un tipo de cáncer cada vez más frecuente y en constante aumento.

La zona lumbar es en muchas ocasiones una zona que tiene cierto atractivo a la hora de tatuar. La consecuencia de tatuarse los lumbares es que en el momento en el que un paciente tatuado necesite anestesia con epidural no se le podrá aplicar ya que al introducir la aguja pueden entrar partículas de tinta en la sangre y hay un riesgo de que estas vayan al sistema nervioso.

Tatuarse los dientes puede resultar extraño pero se han visto bastantes casos. Sin embargo, estos procedimientos deben hacerse con extrema precaución para que no supongan un peligro. Circe Tattoo recomienda hacer este tipo de tatuajes sobre una corona, no directamente sobre el diente. Aun así, también advierte que este procedimiento requiere limar el diente, por lo que, si no es preciso aplicar una corona en ese diente, mejor prescindir de tatuar esa parte del cuerpo.

También te puede interesar:   46.000 dólares por ir al estilo de Lady Gaga

Otra recomendación que Circe Tattoo quiere dar a los amantes de los tatuajes es tatuarse en sitios donde se cumplan las normas de higiene para evitar cualquier infección o cicatriz. Además, aconsejan evitar pigmentos naranjas o rojos ya que suelen ser unos colores que la piel rechaza.

Por último, también es destacable que hay algunas zonas del cuerpo que son sensibles a la hora de tatuar y pueden causar más dolor. Algunas de estas zonas son la parte posterior de las rodillas, la parte interna del codo, el cuello, las palmas de las manos, los dedos, los pies, las costillas y los genitales. Si los tatuajes se hacen bien en esas zonas no hay peligro, pero son zonas que duelen más.