-

Los desfibriladores necesarios en las clínicas dentales para prevenir riesgos

Desde el pasado mes de noviembre, las clínicas dentales de la Comunidad de Madrid tienen la obligatoriedad de disponer de un equipo de reanimación cardiopulmonar nivel básico y un desfibrilador semiautomático. Además, el personal de estos centros deberán estar formados en técnicas de Soporte Vital Avanzado y Reanimación Cardiopulmonar.

Mediante esta iniciativa, la Comunidad de Madrid ha sido la primera en toda España en regular la instalación de estos equipos en todas las clínicas dentales. Tal medida es debido a las intervenciones que en esos centros se llevan a cabo, algunos de ellos se utiliza anestesia que puede ser muy peligroso para personas sensibles que pueden derivar en un paro cardíaco.

Según el estudio Paro cardíaco y anestesia, elaborado por el doctor Francisco Javier Molina-Méndez, la anestesia puede elevar el riesgo de paro cardíaco de una intervención quirúrgica y situarlo aproximadamente en 1.1 por cada 10.000 casos, mientras que la mortalidad alcanzaría un 0,6 por cada 10.000 personas.

Además, la anestesia puede ocasionar desde efectos leves como depresiones en la contractilidad de los vasos o la disminución del volumen por minuto, hasta bradicardias sinusales y colapsos cardiovasculares, mucho más graves y dañinos. Estas reacciones pasan por cambios ligeros en la presión sanguínea. Las paradas cardíacas son mucho menos habituales, pero muy peligrosas.

En España se producen anualmente 30.000 paradas cardíacas y desde hace años se han identificado zonas de riesgo donde se recomienda u obliga a disponer de desfibriladores. Entre ellos destacan: los polideportivos, los centros educativos, los establecimientos con gran afluencia de personas y también las clínicas dentales.

Según Nuño Azcona, CEO de B+SAFE “a priori puede sorprender, ya que el uso de la anestesia en la consulta del dentista es muy habitual y no se suelen producir incidentes, sin embargo el uso de la anestesia en este tipo de centros para adormecer la zona que se va a intervenir hace que el riesgo de que aparezcan complicaciones en el corazón aumente”.

También te puede interesar:   ¡Un rinoceronte de salón!

Solución DOC

Los avances tecnológicos han permitido crear DESA fáciles de utilizar por personal no sanitario y con las máximas garantías de calidad y seguridad.

También te puede interesar:   ¿Unos Louis Vuitton para tu hijo?

B+SAFE ha patentado la solución DOC® (Desfibrilador Operacional Conectado) única del mercado que ofrece todas las soluciones integradas en el propio equipo que permanece conectado y operativo las 24 horas del día. El desfibrilador semi-automático Philips, unido a un sistema de comunicación, garantiza 24 horas los diferentes servicios de telecontrol, geolocalización, tele-asistencia, asistencia verbal directa que Allianz Assistance presta al usuario, alerta automática de socorro. Además, B+SAFE dispone de un centro de atención telefónica y equipo técnico propio para su mantenimiento.

Espacios cardioprotegidos conectados

La cardioprotección es una tendencia emergente orientada a la protección del corazón en caso de episodios cardíacos. El gran número de muertes por paro cardíaco en la población ha animado a gobiernos, empresas, entidades y asociaciones a concienciar a la población y tomar medidas que permitan revertir la situación gracias a la creación de zonas o espacios cardioprotegidos.

Estas zonas cuentan con, al menos, un desfibrilador, con mantenimiento garantizado y con personas adecuadamente formadas para poder garantizar una rápida actuación en caso de paro cardíaco repentino (para conseguir que vuelva a latir el corazón de la persona afectada), hasta la llegada de los servicios médicos de emergencia.

Para que las posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco repentino sean óptimas, se debe realizar de forma inmediata una resucitación cardiopulmonar (RCP) que permita mantener el flujo necesario de sangre oxigenada al cerebro hasta que se restablezca el ritmo cardíaco normal mediante la descarga eléctrica suministrada por un desfibrilador. El tiempo máximo para aplicar la desfibrilación a una persona que ha sufrido un paro cardiaco repentino es de un máximo de 5 minutos.

También te puede interesar:   La factura eléctrica se dispara en verano en los hogares españoles

Hay identificados cuatro pasos críticos para tratar el paro cardíaco repentino, denominados Cadena de Supervivencia:

  1. Reconocimiento y llamada al servicio de emergencia
  2. Una rápida resucitación cardiopulmonar
  3. Desfibrilación temprana
  4. SVA y cuidados post-resucitación.

Lo último...

Revolución en los espacios de trabajo, del sedentarismo al nomadismo

El diseño de las oficinas es un elemento determinante a la hora de crear equipos de trabajo sólidos, capaces de gestionar sus actividades en...

Disfruta este verano sin salir de casa con la decoración

La incertidumbre actual provocada por la pandemia, ha obligado a muchas personas a pasar el verano en casa. Y para disfrutar al máximo de...

Arcovi lanza un bolso solidario que ayudará a las familias afectadas por el Covid-19

La Asociación Contemporánea del Vinalopó (ARCOVI), se creó con el objetivo de promover la industria artesana de la marroquinería y del calzado de la...

En julio se estabilizó el precio del vehículo de ocasión y hubo buenas ventas

De acuerdo a los datos del portal de motor líder en España, coches.net, el precio medio del vehículo de ocasión en julio estuvo en...

La factura eléctrica se dispara en verano en los hogares españoles

El calor del verano puede ser agobiante, más cuando nos invade una ola de calor donde las temperaturas suben por encima de los 40...